Sábanas de sujeción para los niños con TEA

Ropa de cama: las sábanas de sujeción, sensoriales o de compresión

 

La sábana sensorial, de sujeción o de compresión es una funda elástica para ayudar a los niños con trastornos sensoriales a dormir mejor. De ello, deviene una suave compresión durante el sueño. Esta sábana ajustada proporciona compresión ligera, que imita un abrazo de contención.  Se busca una sensación suave, calmante, y que garantice comodidad. Este tipo de sábanas son comúnmente utilizadas para pacientes hospitalizados, a fin de prevenir que puedan caerse. También se utilizan en ancianos con Alzheimer, para que no puedan levantarse fácilmente de la cama y caerse. Por diferentes motivos, un tipo de sábanas similar puede utilizarse en niños  y adultos dentro del espectro autista. La compresión ejercida por la sábana puede tranquilizar a la persona y ayudarla a conciliar el sueño. También es una alternativa a la manta de peso si, por sensibilidad al peso o por la temperatura del lugar, se prefiriera un tejido liviano. Esta ropa para la cama está vinculada a los objetos para la reducción del estrés.  También, a la ropa de compresión. De un modo general, se identifica con la 

 

 

Cuando usar una sábana de sujeción 

Tener en cuenta que la temperatura corporal desciende a lo largo de la noche. De este modo, el organismo conserva energía para realizar otras funciones vitales, como la digestión. Generalmente, las sábanas y las mantas evitan que tu temperatura corporal descienda mucho y te acabes despertando. En este caso, no podrías completar los procesos de recuperación del organismo sin interrupción. Cuando un niño que tiene dificultades para quedarse quieto se destapa, se puede enfriar demasiado.  Inicialmente, las especies como los humanos están preparadas para dormir al calor de otros hermanos o junto a sus padres. Pero, nuestro modo de vida hace que cada niño utilice una cama -e incluso a veces un cuarto- solo para sí. Por tanto, también desde un punto de vista fisiológico, a veces es necesario asegurar que no se destape durante la noche. Al mismo tiempo, que pueda percibir una compresión suave que tenga un efecto calmante. 

 

Cómo se usa la sábana de sujeción

Se sugiere su uso -especialmente- en niños con trastorno del procesamiento sensorial, TDAH y trastorno del espectro autista. La sábana se coloca en el colchón como una funda de almohada, de manera muy sencilla. De este modo, se ejerce una presión suave en todo el cuerpo que busca transmitir la seguridad del confinamiento.  También existen sábanas de compresión con un diseño muy semejante al de una bolsa de dormir con cierre. 

 

Recomendaciones para el uso de la sábana sensorial

Nunca lo coloque una sábana de sujeción o compresión en la cuna de un bebé. Tampoco usar con niñ@s pequeñ@s. Sólo se recomienda su uso a partir de los 5 años. Además, no cubras la cara, ni restrinjas el movimiento del niñ@. Por otro lado, antes de decidir el uso de la sábana de compresión, es útil consultar al terapeuta ocupacional que atiende al niño. En su defecto,  consultar a algún otro profesional de la salud que conozca al niñ@. No es un producto peligroso. Sin embargo, es necesario conocer con certeza si es conveniente o no, en cada caso particular, restringir el movimiento nocturno.  

 

IMPORTANTE: Como Asociados de Amazon, tenemos una ganancia de las compras calificadas para eso.

 

 

VOLVER ARRIBA