Autismo y juegos para adolescentes y adultos

En preciso animarse a introducir juegos para adolescentes y adultos, en las rutinas familiares, no simplemente para niños.

Para  jugar con personas en el espectro autista, hay que tener en cuenta todo lo que implica su condición dentro del espectro.

Como los síntomas pueden agudizarse en la adolescencia o etapa adulta, se deben contar con juegos para todas las edades, como parte de la vida familiar. Encontrarás en la Tienda, diferenciados,  los juguetes para niños autistas o con espectro autista, de los juegos para adolescentes y adultos. Mientras los juguetes son objetos de entretenimiento para niños, los juegos son actividades para desarrollar durante toda la vida: primera infancia, infancia, adolescencia y edad adulta.

 

Recuerda revisar los conceptos incluidos en El trastorno del espectro autista. Te ayudará con la elección de juegos para adolescentes y adultos. Para lograr esto, nuevamente, pueden buscarse imágenes.

Como la memoria visual del adolescente o adulto con espectro autista es excelente, es ideal que les presentes imágenes consecutivas o pictogramas, para incorporar el mecanismo esperado.

Las imágenes les permiten recordar fácilmente las secuencias de tareas y evita el estrés de lo desconocido.

 

 

Estructurar el ambiente de la persona con TEA 

Lo primero que hay que fomentar es la adaptación de la persona, de acuerdo a las actividades que va a realizar. Por este motivo, hay que estructurar el ambiente con distintos materiales, dependiendo de las tareas que se vayan a desarrollar.  Recordar que, al trabajar con personas con TEA, deben evitarse los objetos ajenos a las actividades que se realizarán en el lugar. De esta manera se facilita la adaptación y comprensión de cada actividad. Para eso, pueden colocarse pictogramas alusivos a la acción a realizar. 

Los juegos para adolescentes y adultos son eso, juegos. Sin embargo, tener en cuenta estos aspectos podrán facilitar que se disfruten. 

 Anticipar las actividades del juego

La mayoría de los adolescentes y adultos con autismo, se abstraen en sus intereses preferidos, por lo que el cambio de tareas puede causarles ansiedad e irritación. Sin embargo, es necesario que, mediante juegos para todas las edades, se los habitúe a nuevos escenarios y desafíos. Estos desafíos debieran incluir anticiparse debidamente. Que no sea una sorpresa. Se puede acompañar con actividades conocidas: música y accesorios u objetos antiestrés, que les sean familiares. Una estrategia para encarar desafíos, es anticipar las tareas de entretenimiento que se van a realizar diariamente y el comportamiento que se espera obtener con las mismas.

 

Introducir progresivamente a las personas con TEA en el juego

Las personas autistas tienen intereses muy focalizados, por lo que suelen enfrascarse en determinadas actividades. Además, se apegan a las rutinas y pueden comportarse de manera inadecuada si se les obliga a cambiar sus hábitos. Por esa razón, hay que tratar de acostumbrarlos al cambio de manera progresiva, evitando repetir siempre los mismos procesos, llevándolos por rutas diferentes. La estrategia es introducirlos poco a poco, a través de juegos para todas las edades, agregando nuevos objetos a su área de trabajo, presentándole nuevas personas. Al jugar con personas autistas, deberían evitarse los cambios bruscos y el exceso de nueva información. Para lograr esto, deben incluirse pequeñas transformaciones paulatinas, que les ayuden a aceptar mejor las cosas nuevas.

 

Evitar la confusión en el desarrollo del juego

Es fundamental, al trabajar con personas autistas, que las consignas  sean precisas y claras. Además, hay que tener en cuenta hasta dónde puede llegar esta persona. A partir de allí, brindarle instrucciones, una a una, evitando causarles confusión. De igual manera, se los debe acompañar para seguir dichas consignas. Así se evita repetirlas verbalmente, lo que puede causar confusión. Al mismo tiempo, se les puede mostrar de manera concreta cómo se realizan (con un libro de imágenes o un video), así la comprensión estará facilitada.

Estas estrategias sencillas pueden ayudarte a jugar con personas del espectro autista. El eje es acompañarlas con paciencia, brindándole las condiciones adecuadas para que puedan desenvolverse, sin sentirse atropellados o señalados por su condición autista. Al tiempo que empiecen a disfrutar del juego, desarrollen habilidades positivas.