Cannabis sativa

¿Qué es la cannabis sativa?

Cannabis sativa es una planta herbácea anual con flores autóctona de Asia oriental. Actualmente su distribución es cosmopolita, debido al cultivo generalizado. Se utiliza como fuente de fibra industrial, aceite de semilla, alimento, recreación, inducción a estados de ánimo espirituales y como medicina. 

Cada parte de la planta se cosecha de forma diferente, según el propósito de su uso. La especie fue clasificada por primera vez por Carl Linnaeus en 1753. 

Cannabis sativaLas semillas de cannabis sativa se utilizan principalmente para hacer aceite de cáñamo que se puede usarse para cocinar, hacer lámparas, lacas o pinturas. También se pueden utilizar como alimento para pájaros en cautiverio, ya que proporcionan una fuente de nutrientes para la mayoría de los animales. 

Las flores y frutos (y en menor medida las hojas, tallos y semillas) contienen compuestos químicos psicoactivos conocidos como cannabinoides que se consumen con fines recreativos, medicinales y espirituales. Cuando se usan así, las preparaciones de flores y frutas (llamadas marihuana) y hojas y preparaciones derivadas de extracto resinoso (por ejemplo, hachís) se consumen fumando, vaporizando e ingiriendo oralmente. 

Históricamente, las tinturas, tés y ungüentos también han sido preparaciones comunes. En la medicina tradicional de la India, se ha utilizado como agente alucinógeno, hipnótico, sedante, analgésico y antiinflamatorio.

 

Componentes del cannabis

El cannabis está compuesto por más de 120 sustancias, llamadas cannabinoides. Componentes del cannabisAunque, nada es tan sencillo como parece a primera vista. Vamos a tratar de ver las cosas de a poco. Inicialmente, es importante señalar que los expertos aún no están completamente seguros de lo que hace cada cannabinoide. Sin embargo, se conoce bastante bien a 2 de ellos. Ambos, conocidos como cannabidiol (CBD) y tetrahidrocannabinol (THC). 

Inicialmente, se pueden encontrar productos (de cannabis) que sólo contengan CBD, THC o una combinación de ambos. De hecho, la flor seca que la mayoría de la gente asocia con el cannabis, contiene ambos cannabinoides, aunque ciertas cepas pueden tener mucho más de uno que de otro. Sin embargo, el llamado cáñamo tiene grandes cantidades de CBD, pero no THC.

Ciertamente, tanto el CBD como el THC tienen la misma estructura molecular: 21 átomos de carbono, 30 átomos de hidrógeno y 2 átomos de oxígeno. Su fórmula es: C21H30O2. Sin embargo, una ligera diferencia en cómo se organizan los átomos explica los diferentes efectos en su cuerpo.

Vamos a ver de qué se trata cada uno.

1. Cannabidiol (CBD)

EL CBD es un cannabinoide psicoactivo. Contrariamente a lo que puede pensarse, no es intoxicante, ni eufórico, lo que significa que no “drogará”. Esto es, no provocará los efectos que se asocian con estar “high”.  Por eso, y por la ausencia de efectos CBD como mejor cannabinoideeufóricos, mucha gente prefiere el uso del CBD.

Médicamente, tiene muchas aplicaciones. A menudo, se usa para ayudar a reducir la inflamación y el dolor. También,  se recomienda para aliviar náuseas, migraña, convulsiones y ansiedad. Obviamente, y como en muchos otros casos mencionados en este sitio, los investigadores aún están tratando de entender completamente la efectividad del uso médico del CBD.  

Sin embargo, lo que está claro es que el CBD tiene efectos positivos en pacientes controlados para muchas condiciones.  En síntesis, el CBD se usa para ayudar en las siguientes afecciones:

  • convulsiones (por ejemplo en la epilepsia)
  • inflamación
  • dolor
  • psicosis o trastornos mentales
  • enfermedad inflamatoria intestinal
  • náusea
  • migraña
  • depresión
  • ansiedad

Incluso, el CBD se tolera bien, aunque sea en grandes dosis. Probablemente, cualquier  efecto secundario que ocurra con el uso de CBD sea el resultado de interacciones entre el CBD y otros medicamentos que el paciente esté tomando. Actualmente, el CBD se vende en forma de geles, gomitas, aceites, suplementos, extractos y otras presentaciones semejantes.

 

2. Tetrahidrocannabinol (THC)

Éste,  es el principal compuesto psicoactivo del cannabis. El THC es responsable del “subidón” que la mayoría de la gente asocia con el cannabis.

THCPor ello, el cáñamo que se en algunos países está identificado para su uso legal debe contener 0.3 por ciento de THC o menos.  Sin embargo, el THC también ha sido usado con fines medicinales. Las afecciones que procuran tratarse con este cannabinoide  son: 

  • dolor
  • espasticidad muscular
  • glaucoma
  • insomnio
  • poco apetito
  • náusea
  • ansiedad

Especialmente, se ha difundido su uso como tratamiento adicional a las quimioterapias o tratamientos del cáncer. Su doble efecto puede ayudar a pacientes que sufren las consecuencias de la agresión de drogas anticancerígenas. 

 

Efectos adversos posibles

Como se dijo en el título anterior, el CBD se tolera bien, con independencia de la dosis administrada.  En cambio, el THC puede causar efectos secundarios temporales, como:

  • aumento de la frecuencia cardíaca
  • problemas de coordinación
  • boca seca
  • ojos rojos
  • tiempos de reacción más lentos
  • pérdida de memoria
  • ansiedad

Además, el uso constante de THC puede estar relacionado con efectos psiquiátricos negativos a largo plazo. Especialmente, esto es cierto para adolescentes que consumen grandes cantidades de THC. Sin embargo, es necesario decir que -a la fecha- no hay evidencia científica conclusiva de que el consumo de cannabis cause trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia o la paranoia.

También el CBD podría causar efectos secundarios ligeros como:

  • cambios en el apetito 
  • fatiga
  • pérdida de peso
  • mareo

El cannabis y el autismo

El cannabis es uno de los tratamientos alternativos que mencionamos en el artículo en el que se presentan todas las terapias complementarias conocidas. Allí, catalogamos el cannabis medicinal como una de las “Terapias con intervención médica”

Durante la última década, personas autistas y sus familias han experimentado cada vez más con la marihuana medicinal y los productos derivados de ella. Existen medicamentos como el Epidiolex, que son fármacos de uso legal, aprobados por la FDA. (1) Muchos esperan que estos compuestos alivien una variedad de rasgos y problemas relacionados con el autismo.(2) Gran parte de la investigación sobre aplicaciones médicas se centra exclusivamente en el CBD (3). Lógicamente, así se evitan las consecuencias eventuales de la adicción.Cannabis para el autismo

Pero, los científicos aún se encuentran en las primeras etapas de una investigación rigurosa sobre la seguridad y eficacia de la marihuana. En consecuencia,  los padres que la buscan como tratamiento deben confiar principalmente en información de amigos y sitios web o grupos de apoyo como guía.

Hay muchos relatos anecdóticos de personas con autismo que se beneficiaron del consumo de cannabis. (4)  Sin embargo, los escépticos están preocupados por los efectos a largo plazo del THC en los niños con autismo. Se están realizando más estudios en los España, Estados Unidos, Israel, Austria, Alemania, etc. para evaluar la eficacia y seguridad de la marihuana medicinal en el control de los síntomas del autismo.

Se pueden consultar artículos en español sobre el cannabis medicinal para el autismo en el sitio catalán de la clínica Kalapa

 

El aceite de cannabis para el autismo

Aceite de cannabisEl uso de cannabidiol o aceite de CBD para el autismo tiene un potencial convincente que merece más estudio. Por ello, y por tantas respuestas positivas al uso de aceite de CBD se formó -en Estados Unidos- un grupo de defensa de la administración del aceite de CBD. Actualmente, e impulsado por el movimiento,  se está llevando a cabo un estudio de observación directa (en el Hospital de Niños de Filadelfia) para determinar la legitimidad de estas afirmaciones.

En Argentina, la organización PANAACEA publicó un artículo elaborado por 2 profesionales asociados sobre Uso de Cannabis en Personas con Condiciones del Espectro Autista en Argentina: Relevamiento a partir de un Cuestionario en Línea. En el mismo país, fue muy conocido el caso de Manu, un niño al que el aceite de cannabis medicina mejoró enormemente su condición dentro del TEA. Los medios se hicieron eco de este caso emblemático. Otra conocida organización dedicada al autismo, Brincar, tiene un artículo muy positivo en su página. 

 

Presentaciones del cannabis medicinal

Como se dijo previamente, ya existen fármacos -de venta bajo receta- que están disponibles para ser administrados. Entonces, ¿cuál sería la diferencia entre éstos y los productos que, por ejemplo, ofrecemos en nuestra Tienda?

remedio natural: cannabis sativaInicialmente, simplemente eso: ha sido desarrollado por un laboratorio farmacológico, para un destino determinado, con posología, dosis, efectos adversos identificados, contraindicaciones. etc. Ya ingresa en lo que nosotros incluimos como “medicina tradicional”. Se incorpora al llamado método científico. Además, hay un laboratorio de medicamentos, bajo normas de un país, que posee la patente. Naturalmente, han sido desarrollados a partir de la cannabis sativa. Como muchos otros remedios farmacológicos, parten de plantas medicinales. 

En cambio, este artículo está, principalmente, referido a Terapias Alternativas para el tratamiento del autismo. También estarían dentro de la categoría de “remedios” o “medicinas”, en el sentido amplio de la palabra. De la misma manera que el alcanfor ha sido usado por siglos en la medicina, la cannabis sativa tiene su espacio en las terapias complementarias del tratamiento de varias afecciones. Entre ella, el trastorno del espectro autista. 

 

Fabricación casera de aceite medicinal de cannabis sativa

¿Es posible aprender a realizar el aceite de cannabis sativa de modo casero y ahorrar los costos de comprarlo en el mercado? En realidad, la respuesta es sí. Hay muchos sitios disponibles en la web que enseñan a realizarlo. Incluso, algunos de ellos lo hacen con gran precisión y mostrando los distintos métodos posibles de extracción del aceite.

concentrado de cannabis para fabricación de aceiteSin embargo, no aconsejamos elegir ese camino para el tratamiento medicinal de tu hij@.  ¿Por qué? Porque no son ciertos y precisos las dosis y los efectos. Por ello, ése es un camino a elegir por adultos para la utilización llamada “recreativa” o complementaria de otros tratamientos. Nunca para niños. 

A menos que se cuente con un laboratorio en la casa y ambos padres sean profesionales y cuenten con un costoso sistema de control de calidad, es imposible conocer la dosis del producto a administrar. Ciertamente, un sistema de prueba y error es perfectamente posible en los adultos que elaboran el aceite en su casa, pero no para l@s niñ@s

 

 

 

Inocuidad del cannabis medicinal

El uso de aceite de cannabis como tratamiento para el autismo conlleva sus riesgos, al igual que cualquier tratamiento farmacológico. Además, el aceite de cannabis no es un producto inocuo. Como se mencionó, contiene sustancias que provocan efectos, no siempre esperados.

cañamo o CBDEn algunos casos, los compuestos del aceite de cannabis pueden inhibir o alterar el efecto de otros fármacos que la persona esté tomando.  Por tanto, esos efectos inhibidores -o lo contrario-, pueden afectar al paciente tratado. También, debiera considerarse el hecho de que cada persona reacciona de modo diferente y que, lo que en un caso funcionó puede ser contraproducente en otro. 

Aunque es extremadamente importante que la cannabis sativa sea procesada por un laboratorio confiable, lo costoso del aceite lo vuelve inaccesible en algunos casos. Por eso, algunas familias producen su propio aceite para tratar el TEA. Imposible garantizar resultados del tratamiento, en este caso. 

 

Estudios sobre cannabis para el TEA

Recientemente, en 2019, se contó con pruebas de que el cannabis enriquecido con CBD es beneficioso para los niños con autismo. En este estudio retrospectivo en 60 niños, los brotes de comportamiento mejoraron en el 61% de los pacientes, los problemas de comunicación en el 47%, la ansiedad en el 39%, el estrés en el 33% y la conducta disruptiva en el 33% de los pacientes.

Realmente, los estudios se encuentran en desarrollo. Por tanto, pueden hallarse papers con prácticamente la misma fecha que afirmen y nieguen la existencia de estudios. Sería más correcto decir que estamos viviendo el proceso de estudio, publicación, etc. 

 

 

Cannabis sativa en los países

Cannabis sativa y las legislaciones

El tema de la legalidad o ilegalidad de una sustancia es un tema que supera ampliamente el ámbito y los objetivos de esta web. En efecto, los países tienen, frente a los cannabinoides posturas muy diferentes. (5)

cannabis sativaEn el Uruguay, por ejemplo, su uso recreativo y medicina está regulado desde el año 2013. La Argentina, en sucesivas regulaciones de 2017 y 2020 permite el acceso al cannabis medicinal para determinados casos clínicos y regulan la investigación. Para USA, la legislación es diversa de acuerdo con el Estado: en algunos es completamente ilegal, mientras que en otros está prohibida cualquier tipo de uso o tenencia. 

México aprobó en 2017, el uso de marihuana medicinal con una cantidad de THC menor a 1 %, pero no está aún regulado en la práctica. Por eso, conseguir la sustancia legalmente es aún difícil. 

Asimismo, en España, mientras que la marihuana recreativa está legalizada, el uso del cannabis medicinal no lo está. Eso hace que, los padres que quieran adquirir marihuana medicinal deben asociarse con algún club cannábico o recurrir al mercado negro. Por el contrario, en Chile está legalizada la venta para fines medicinales, de fármacos que contengan cannabis, bajo receta médica retenida; sin embargo, queda prohibido su uso recreativo. 

En 2017, Colombia reglamentó el uso del cannabis para fines médicos y científicos. Perú lo hizo en 2018, con una ley que regula el uso medicinal del cannabis; sin embargo, conseguirlo sigue siendo difícil y costoso ya que casi no existen centros autorizados para su venta. Mientras, el gigante sudamericano, Brasil, legalizó en el 2015 el uso medicina, pero hasta ahora 2020 los pacientes sólo podían obtener productos medicinales importados con una estricta autorización.

 

Conclusión: legalidad e ilegalidad del cannabis medicinal

Evidentemente, hay una tendencia en los países en el sentido de avanzar hacia legislaciones que contemplen el uso del cannabis medicinal. Por ahora, hay mucha diversidad de regulaciones y nada de uniformidad. 

Por ello, en esta web nos referiremos exclusivamente a los aspectos médicos sin entrar en el ámbito legal. Claramente, esto no implica incitación a actividades ilegales. Simplemente, entendemos que estamos a nivel mundial en las primeras etapas de un proceso de adopción masiva. En consecuencia, estimamos que habrá un período en el que no habrá un marco legal internacional que permita la libre circulación del cannabis medicinal en ámbitos transfronterizos. 

Sin embargo, en algún caso será necesario que los padres consideren diferentes opciones, anteponiendo el bien del o de la niñ@ con TEA. En este caso, se pueden encontrar ventanas de oportunidad en las diferentes regulaciones de los países, como las mencionadas. 

 

 

Nuestro consejo

  1. No administres un medicamento de cannabis (cannabis sativa o cannabis índica) a tu niñ@ sin previa consulta médica. Nunca. Obviamente, decisión será siempre tuya. Sin embargo, siempre deberá primero evaluarse médicamente. 
  2. No aconsejes a otros el uso de cannabis medicinal. Ni el de ningún otro medicamento. Por supuesto, puedes compartir, comentar, publicar, etc. 
  3. Compra aceites y medicamentos de calidad. Lógicamente, puede surgir la tentación de pensar: si se ha aplicado tantos años en la humanidad, ¿por qué no puedo fabricarlo en casa? Pues, sí, podrías. Sólo que en ello está la salud de tu hij@. Por tanto, conviene empezar por lo seguro.
  4. Investiga con tu médico de confianza la posibilidad de administrar el aceite de cannabis a tu hij@. Si esperas a tener datos científicos irrebatibles, tal vez tu hij@ cumpla 100 años antes de probarlo.
  5. Si los profesionales están de acuerdo con iniciar un tratamiento con cannabis sativa, busca dentro de las legislaciones el camino más simple. Aunque implique apuntarse a un club cannábico. 

 

 

NOTAS

(1) La aprobación del Epidiolex por la FDA data de junio de 2018. En 2020 fue aprobado para el tratamiento de la epilepsia en la Unión Europea. Su costo, para una botella de 100 ml está arriba de los U$d 1000

(2) Se cree que los ingredientes activos del cannabis ejercen sus efectos al unirse a proteínas llamadas receptores cannabinoides en el cerebro: el THC activa los receptores CB1 y CB2, mientras que el CBD parece bloquearlos.

Ambos tipos de receptores de cannabinoides se encuentran en las neuronas del cerebro y en todo el cuerpo. El cerebro contiene más receptores CB1 que CB2, y la activación de cada tipo de receptor afecta a una serie de canales iónicos y proteínas implicados en la señalización celular. Los efectos finales de la activación del receptor de cannabinoides dependen del sistema corporal al que pertenecen.Por ejemplo, la activación de los receptores CB1 en el cerebro puede aumentar o disminuir la excitabilidad de las neuronas, según el tipo de neurona a la que se une un cannabinoide; La activación de los receptores CB2 en el sistema digestivo puede disminuir la inflamación.

El bloqueo del receptor CB1 puede aliviar las convulsiones y los problemas de memoria en un modelo de ratón con síndrome de X frágil, una condición relacionada con el autismo, según un estudio de 2013 en Nature Medicine. Un ensayo clínico de 2018 de un fármaco de CBD sintético realizado por el fabricante de medicamentos Zynerba mostró mejoras significativas en la ansiedad y otros rasgos de comportamiento en personas con X frágil. También se ha demostrado que la activación del receptor de cannabinoides conduce a mejoras de la memoria en ratones X frágiles.

La investigación también ha demostrado que el CBD alivia las convulsiones en niños con trastorno por deficiencia de CDKL5, una afección relacionada con el autismo que se caracteriza por convulsiones y retraso en el desarrollo. El CBD también reduce las convulsiones y mejora el aprendizaje y la sociabilidad en un modelo de ratón con trastorno por deficiencia de CDK.

Para complicar el panorama, el CBD por sí solo puede no ser suficiente para los efectos terapéuticos del cannabis. Una proporción de 20 a 1 de CBD a THC alivia los arrebatos agresivos en los niños autistas, sugiere un estudio de 2018. Esta misma proporción de compuestos mejoró significativamente la calidad de vida de algunos niños y adolescentes con autismo en un estudio de 2019. Específicamente, los investigadores observaron significativamente menos convulsiones, tics, depresión, inquietud y arrebatos. La mayoría de los participantes informaron mejoras y alrededor del 25 % de los participantes experimentaron efectos secundarios como inquietud.

El cannabis también puede tener efectos que van más allá de los receptores cannabinoides. Los ratones que ingirieron CBD durante períodos prolongados mostraron cambios en la metilación del ADN en secciones del genoma asociadas con el autismo, mostró un estudio de 202010. Los investigadores sugirieron que los cambios epigenéticos pueden ser al menos en parte responsables de los efectos conductuales del CBD, aunque no examinaron directamente el comportamiento de los ratones.


(3) Se puede consultar el Observatorio Español de cannabis medicinal. Específicamente, el trabajo del Dr. Mariano García de Palau. https://www.fundacion-canna.es/en/cannabinoids-and-autism-spectrum-disorder-asd

 

(4)  El caso de Dylan de Rhode Island, es un caso de resultados muy positivos obtenidos con el consumo de cannabis. Los padres de Dylan compartieron su historia con National Public Radio, expresando los cambios radicales que presenciaron en Dylan después de que comenzó a tomar aceite de cannabis. Estos cambios cambiaron la vida de Dylan y le han permitido tener mejor desempeño en la escuela y en situaciones sociales. http://www.eparent.com/eparent-connect/after-other-options-fail-a-family-tries-medical-marijuana-for-son-with-autism/

 

(5) La web está escrita para la comunidad de países del continente americano y de España. Sin embargo, como mera curiosidad, queremos mencionar algunos países donde la cannabis sativa te puede costar muchos años de cárcel o la pena de muerte: Arabia Saudita, Japón, Indonesia, Emiratos Árabes, Singapur o Turquía. 

 

 

 

Deja un comentario