comunicación verbal

Autismo y mutismo selectivo

Mutismo selectivo dentro del autismo

El mutismo selectivo y el autismo se pueden dar en simultáneo en una persona. ¿Cómo descubrirlo en tu niño? ¿Cómo tratarlo?

Mutismo selectivo: ¿qué es?

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad grave en el que una persona no puede hablar. Se puede dar en niños con autismo. Podría darse con compañeros de clase en la escuela o con familiares que no ve con mucha frecuencia.

Mutismo selectivo
El Mutismo selectivo se da frecuentemente en personas con autismo

Por lo general, comienza durante la infancia y, si no se trata, puede persistir hasta la edad adulta.

Un niño o un adulto con mutismo selectivo no quiere decir que se niega o que elige no hablar en ciertos momentos. Realmente, lo que le pasa es que no puede hablar.

 

Mutismo selectivo: cómo se manifiesta

La expectativa de hablar con ciertas personas puede desencadenar una respuesta semejante a un semejante a un panic attack. Así, la persona se queda congelada como en el típico “pánico escénico”, y le es imposible hablar.

Con el tiempo, la persona aprenderá a anticipar las situaciones que provocan esta angustiosa reacción y hará todo lo posible por evitarlas. En nuestro sitio, hemos subido un video de Greta Thunberg; en él, ella dice claramente que tiene mutismo selectivo. A continuación, explica que sólo habla cuando lo cree necesario y que esa ocasión -hablar del cambio climático- es una de ellas.

De todos modos, en general, las personas con mutismo selectivo pueden hablar libremente con ciertas personas. Entre éstas, familiares cercanos y amigos, cuando no hay nadie más cerca para desencadenar la respuesta de congelamiento.

El mutismo selectivo afecta aproximadamente a 1 de cada 140 niños pequeños. Es más común en niñas y niños que están aprendiendo un segundo idioma, como los que han emigrado recientemente de su país de nacimiento.

 

Signos de mutismo selectivo

Mutismo selectivo en niños
Aplicando otras estrategias para el apoyo de niños con trastorno del espectro autista, se van accediendo aspectos que preven o tratan el mutismo selectivo

El mutismo selectivo se nota por primera vez cuando el niño comienza a interactuar con personas ajenas a su familia. Por ejemplo, cuando comienzan la guardería o la escuela.

La principal señal de alarma: la quietud repentina y una expresión facial congelada cuando se espera que hable con alguien que está fuera de su zona de confort. Como se imaginarán, coincide con muchas situaciones de niños con TEA.

Los niños más gravemente afectados tienden a evitar cualquier forma de comunicación: hablada, escrita o gestual. Algunos niños pueden lograr responder con unas pocas palabras, o pueden hablar con una voz alterada, como un susurro.

 

 

¿Qué causa el mutismo selectivo?

Los expertos consideran el mutismo selectivo como un miedo (fobia) a hablar con determinadas personas. La causa no siempre es clara, pero se sabe que está asociada con la ansiedad.

Algunos niños con TEA tienen problemas para procesar información sensorial, como ruidos fuertes y empujones de las multitudes. Esta condición es conocida como disfunción de integración sensorial.

Mutismo y estrés
El mutismos no tiene que ver solamente con la dificultad de relacionarse de los niños con TEA. Tienen como causa una situación de ansiedad o depresión, que dispara la elección de no hablar

Esto puede hacer que se “apaguen” y no puedan hablar cuando se sientan abrumados en un entorno ajetreado. Una vez más, su ansiedad puede transferirse a otras personas en ese entorno.

Es un concepto erróneo el que un niño con mutismo selectivo tiene autismo. No existe relación directa de causa-efecto entre el mutismo selectivo y el autismo, aunque un niño puede tener ambos. El niño con TEA se estresa fácilmente y puede acudir al mutismo como un medio de defensa ante el entorno.

 

 

Diagnóstico del mutismo selectivo

 

Diagnóstico en niños

Es importante que las familias y las escuelas reconozcan temprano el mutismo selectivo, para que puedan trabajar juntos para reducir la ansiedad de un niño. El personal de las escuelas y los entornos de la primera infancia son claves al brindar apoyo adecuado.

Si su hijo tiene alguna condición dentro del espectro autista y tiene mutismo selectivo, busque un diagnóstico formal de un terapeuta del habla y del lenguaje calificado. En realidad, las familias de niños con TEA están mejor preparados para encarar el mutismo selectivo junto al autismo, ya que muchas características son parte de espectro.

 

Diagnóstico en adultos

Es posible que los adultos superen el mutismo selectivo. Sin embargo, es posible que continúen experimentando los prácticos de pasar años sin interacción social. Por tanto, sin poder alcanzar su potencial académico u ocupacional.

Lo ideal es que los adultos sean atendidos por un profesional de salud con apoyo de un terapeuta del habla y del lenguaje u otro profesional capacitado.

 

Pautas de diagnóstico del mutismo

El mutismo selectivo se diagnostica de acuerdo con pautas específicas. Los niños con TEA y mutismo:

  • No hablan en situaciones específicas, como durante las lecciones escolares o cuando pueden ser escuchados en público
  • Pueden hablar normalmente cuando están solos con sus padres en casa o en su aula o dormitorio vacío.
  • La incapacidad para hablar con ciertas personas más de 1 mes
  • La incapacidad para hablar interfiere con su capacidad para funcionar
  • La incapacidad para hablar no se explica totalmente por el trastorno del espectro autista

 

Tratar el mutismo selectivo

Con el manejo y el tratamiento adecuados, la mayoría de los niños pueden superar el mutismo selectivo. La efectividad del tratamiento dependerá de:

  • Cuánto tiempo ha tenido la persona mutismo selectivo.
  • Si tienen o no dificultades adicionales de comunicación o aprendizaje o ansiedades
  • Que exista cooperación de todos los involucrados en su educación y vida familiar
  • Que el tratamiento no se centre en el habla en sí, sino en reducir la ansiedad asociada.

La necesidad de un tratamiento individual puede evitarse si la familia y el personal de la primera infancia trabajan juntos para reducir la ansiedad del niño creando un entorno positivo para él.

El caso de Greta Thunberg que hemos mencionado es un caso de superación del mutismo. En el video en el que manifiesta su mutismo Greta tiene 15 años. Dos años después, en 2020, en otro video se advierte la soltura adquirida hablando en público.

 

Consejos para tratar al niño con mutismo

  • no dejar que el niño sepa que estás ansioso, asegurándoles que podrán hablar cuando estén listos
  • concéntrate en que se divierta
  • elogia todos los esfuerzos que hace el niño para unirse e interactuar con los demás (pasar y tomar juguetes, asentir y señalar, etc.)
  • no mostrar sorpresa cuando el niño habla, pero responder afectuosamente.

Los tipos de tratamiento más eficaces son la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia conductual.

 

Terapias para el mutismo selectivo

Terapia de comportamiento cognitivo para mutismo

La terapia cognitivo-conductual (TCC) ayuda a una persona a concentrarse en cómo piensa sobre sí misma.

Greta Thunberg
Greta Thunberg es conocida por tener Asperger y haber declarado ante miles de personas que tienen mutismo selectivo.

La TCC debe ser dirigida por profesionales de la salud mental y es más apropiada para niños mayores y adolescentes. Particularmente, aquellos que experimentan un trastorno de ansiedad social mayor.

Los niños más pequeños también pueden beneficiarse de los enfoques basados ​​en la TCC diseñados para apoyar su bienestar general.

Por ejemplo, esto puede incluir hablar sobre la ansiedad y comprender cómo afecta su cuerpo y comportamiento. Al mismo tiempo, el niños puede aprender una variedad de técnicas de manejo de la ansiedad o estrategias para enfrentarla. Entre ellas, la utilización de objetos antiestrés, ropa de peso, mantas de peso o anti estrés, etc.

 

Terapia conductual

La terapia conductual está diseñada para trabajar y reforzar los comportamientos deseados mientras se reemplazan los malos hábitos.

Se concentra en ayudar a combatir las dificultades actuales mediante un enfoque gradual paso a paso para ayudar

Existen varias técnicas basadas en la TCC y la terapia conductual que son útiles para tratar el mutismo selectivo. Estos pueden ser utilizados al mismo tiempo por individuos, miembros de la familia y personal de la escuela o la universidad. Posiblemente, siempre bajo la guía de un terapeuta del habla y lenguaje o un psicólogo.

 

Desvanecimiento del estímulo

Cuando el estímulo se desvanece, la persona con mutismo selectivo se comunica a gusto con alguien, como su padre, cuando no hay nadie más presente.

Se introduce a otra persona en la situación y, una vez que se incluye en la conversación, el padre se retira. La nueva persona puede presentar a más personas de la misma manera.

 

Refuerzo positivo y negativo

El refuerzo positivo y negativo implica responder favorablemente a todas las formas de comunicación y no alentar inadvertidamente la evitación y el silencio.

Si el niño está bajo presión para hablar, experimentará un gran alivio cuando pase el momento, lo que fortalecerá su creencia de que hablar es una experiencia negativa.

 

Desensibilización

La desensibilización es una técnica que consiste en reducir la sensibilidad de la persona a que otras personas escuchen su voz al compartir grabaciones de voz o video.

Por ejemplo, el correo electrónico o la mensajería instantánea podrían progresar a un intercambio de grabaciones de voz o mensajes de correo de voz, luego a una comunicación más directa, como conversaciones telefónicas o de Skype.

 

Formación

Dar forma implica el uso de cualquier técnica que le permita a la persona producir gradualmente una respuesta más cercana al comportamiento deseado.

Por ejemplo, comenzar con la lectura en voz alta, luego tomar turnos para leer. Se pueden combinar con juegos de lectura interactivos, actividades de conversación estructuradas y, finalmente, conversación bidireccional, cuando sea posible. Básicamente, se siguen lo pasos semejantes a los que se han enumerado al hablar de los pictogramas

 

Exposición gradual

En la exposición gradual, se abordan primero las situaciones que causan la menor ansiedad. Con objetivos realistas y exposición repetida, la ansiedad asociada con estas situaciones disminuye a un nivel manejable.

Se anima a los niños mayores y a los adultos a que averigüen cuánta ansiedad causan las diferentes situaciones. 

Varios de los consejos vinculados a las etapas del juego y a cómo se puede utilizar para el desarrollo del niño, son aplicables.

 

¿Medicación para el mutismo?

Los remedios solo son realmente apropiados para niños mayores, adolescentes y adultos cuya ansiedad ha provocado depresión y otros problemas. Jamás se deben dar medicamentos sin estricta vigilancia médica.

La medicina nunca debe recetarse como una alternativa a los cambios ambientales y los enfoques conductuales. Aunque algunos profesionales de la salud recomiendan usar una combinación de medicamentos y terapias conductuales en adultos con mutismo selectivo.

Sin embargo, los antidepresivos pueden usarse junto con un programa de tratamiento para disminuir los niveles de ansiedad, particularmente si los intentos previos de involucrar al individuo en el tratamiento han fallado.

 

Consejos para padres con niños con mutismo selectivo

  • No presione ni soborne a su hijo para animarlo a hablar.
  • Hágale saber que comprende que tiene miedo de hablar. Dígale que pueden dar pequeños pasos cuando se sientan listos.
  • No elogie a su hijo públicamente por hablar porque esto puede se contraproducente. Espere hasta que esté a solas con ellos y considere un regalo especial por su logro.
  • Asegúrele a su hijo que la comunicación no verbal, como sonreír y saludar, está bien hasta que se sienta mejor.
  • No evite fiestas o visitas familiares, pero considere qué cambios ambientales son necesarios para que la situación sea más cómoda para su hijo.

Al pie, incluimos un video de Greta en una entrevista en la televisión norteamericana. Lo hemos hecho para que veamos la capacidad desarrollada para interactuar con la entrevistadora, Degeneres. Como los videos conocidos son aquellos en la que la vemos hablar sola, hemos elegido uno en el que se vea el fruto del trabajo sobre su condición de Asperger. 
VOLVER ARRIBA
shares