Temple Grandin - autista

Temple Grandin

Película Temple Grandin
Temple Grandin – película

La película Temple Grandin

 

Temple Grandin en el cine

Es difícil explicar lo que se siente al mirar por primera vez la película de Temple Grandin. Tiene un nombre difícil, nada familiar para los hispanohablantes, e inicialmente uno se pregunta cuál es el nombre y cuál es el apellido. De alguna manera, tampoco está claro el género del protagonistas si uno se localiza simplemente en el nombre.

Luego, uno se siente atrapado. Atrapado por una historia que es fantástica, bizarra e increíble… si no fuera porque narra una historia real. Y no una “historia basada en hechos reales, bla, bla, bla. No, es la biografía de una persona corriente y moliente llevada a la pantalla.

 

La historia real

Quizá el tema es que ella no es corriente y moliente. Es brillante. Diferente. Tiene autismo y a través de los laberintos que la condición le puso a su vida, encontró la salida de la manera más gallarda.

Se hizo experta en lo que sabía. Escribió de lo que vivía. Habló de su experiencia. Diseñó lo que experimentaba. Batalló por lo que creía. Y lo fantástico de todo esto que estamos diciendo es que el verbo en pasado, está mal puesto: sí, porque Temple Grandin es un personaje contemporáneo. Vive hoy, en su casa en Estados Unidos, trabaja, enseña y diseña.

Temple Grandin es el paradigma. Es aquello de las familias con niños autistas en su entorno tienen que entender en profundidad para acompañar a sus seres queridos con trastorno del espectro autistas.

¿Por qué? ¿Será porque todos los niños con autismo están destinados a ser famosos? ¿Porque todas las personas con TEA deben terminar una carrera, tener un doctorado, ser escritor y diseñador? ¿Se espera que todos los adolescentes con autismo vivan aventuras apasionantes y totalmente fuera de lo corriente? Tal vez, esto último sí tiene que pasar…

Temple Grandin
La historia de Temple Grandin es una historia increíble. Cómo hacer de una aparente adversidad, la fortaleza.

Principalmente, porque Temple Grandin hizo de su “debilidad”, su fortaleza. Su madre entendió esto. Sus profesores terminaron por entender esto también. Porque entendieron que su “debilidad” era una condición. Y una condición, exige una adaptación… por parte de las posibilidades que se le brindan.

 

Temple encontró dentro del autismo, su vocación profesional. Y dentro de su vocación profesional, su brillo propio.

Le dio al mundo algo que al mundo le faltaba: su visión de comportamiento animal. Y nos pudo explicar, desde adentro, qué significa ser autista. 

 

 

Algunos datos de Temple

Primeros años

Temple Grandin nació en 1947 en Boston. A los 3 años le diagnosticaron daño cerebral. En la familia comenzó a manifestarse, a los seis meses de edad, los síntomas de autismo cuando su madre percibió que rechazaba sus abrazos. Más tarde se hizo evidente que la niña no soportaba que la tocaran. A medida que pasaban los días, sus abuelos y sus padres se dieron cuenta de que Temple no soportaba que nadie, ni siquiera su madre, la tocara.

En la escuela sufrió el bullying de sus compañeros que se burlaban de la incesante repetición de frases. Costumbre que terminó dándole el apelativo de “grabadora”.

 

Adolescencia

La adolescencia fue para Temple Grandin su despertar en muchos sentidos. Lo que más le gustaba era andar a caballo y cuidar de los animales. De alguna manera, el entorno le dio elementos que la relajaban y le ayudaban a entender a los demás: los animales. La equinoterapia y el tratamiento con mascotas no se habían inventado aún como tal para el autismo; vinieron solos, en su caso.

Durante sus años de escuela, hacia los 16 años, se fijó en una máquina que se usaba para tranquilizar al ganado cuando venía el veterinario a explorarlos: dos placas metálicas que comprimían a las reses por los lados. La presión suave parecía relajarlas.

Temple Grandin
Su observación y estudio la llevaron a entender la percepción animal

Entonces, pensó en hacer algo semejante para ella. Era el primer camino en una vocación de diseñadora industrial. Así, diseñó una “máquina de abrazos no humanos”. Instintivamente, encontraba elementos que hoy se catalogan dentro de los objetos para terapias o antiestrés.

 

La Universidad.

Temple había sido matriculada en una escuela para niños con problemas emocionales, y sus profesores la animaron a que construyera la máquina de los abrazos. La máquina permitiría a la persona que la usara controlar la duración y la intensidad del “abrazo” mecánico. Así Temple realizó experimentos que la animaron a matricularse en la universidad. También se convirtió en parte de su propia terapia. La ayudaba a relajarse y le sirvió para empezar a sentir cierta empatía hacia los demás.

Decidió estudiar psicología y especializarse en comportamiento animal dada su estrecha relación con los animales.

 

Cómo se destacó profesionalmente Temple Grandin

Temple: la campeona del comportamiento del ganado

Hoy, cualquier veterinario especializado en ganador mayor y toda persona que trabaje en bienestar animal vinculado al ganado, conocer y ha estudiado los diseños de Temple.

Sin embargo, esto es el fruto combinado de estudio, observación, ciencia aplicada, etc. Temple declara que era capaz de entender qué cosas estresaban al ganado: la forma de los corrales, el sistema tan poco natural de trasladarlo, etc. Su hipersensibilidad fue capaz de captar lo que el ojo humano no había hecho hasta ese momento: parámetros de comportamiento que podrían ser traducidos al diseño.

Corrales diseñados
Sus corrales son los mejores diseños para la circulación del ganado.

Hoy en día, los mejores corrales, tranqueras, mangas, etc. están diseñados siguiendo los lineamientos de Temple Grandin.

 

 

 

El bienestar animal

Es una gran defensora del bienestar de los animales, sobre todo de los animales explotados por la industria ganadera. Ha reformado mataderos y ranchos a lo ancho y largo de los Estados Unidos en defensa de una vida y una muerte significativamente menos dolorosa. Considera que las medidas bienestaristas contribuyen a que la industria de la explotación animal funcione de un modo “seguro, eficiente y rentable

Debido al trastorno del espectro autista, considera que el pensamiento de una persona con esta condición permite una especie de puente entre el pensamiento animal y el humano. Esto la ha llevado a realizar experimentación y a profundizar no solo en la etología sino también en la neuropsicología.

Grandin ha disertado ampliamente sobre sus vivencias: la ansiedad de sentirse amenazada por todo lo que le rodea, lo que motiva su trabajo en procesos de manejo humanitario del ganado. Estudió el comportamiento del ganado, cómo reacciona ante los ganaderos, los movimientos, los objetos y la luz. Luego, Grandin diseñó corrales curvos que adaptó con la intención de reducir el estrés, el pánico y las lesiones en los animales llevados al matadero.

Esto es un punto de crítica por parte de activistas animales, que han confrontado una carrera basada diseño de mataderos, con las afirmaciones de compasión y respeto por los animales de Grandin. Si bien sus diseños se utilizan ampliamente en la industria de los mataderos, su afirmación de compasión por los animales es otra.

 

Teoría del manejo de ganado

En 1980, Grandin publicó sus dos primeros artículos científicos sobre el comportamiento del ganado de carne durante la manipulación: “Comportamiento del ganado en relación con el diseño de instalaciones de manipulación” en la Revista Internacional para el Estudio de Problemas Animales, vol. 1, págs. 33-52 y “Observaciones del comportamiento del ganado aplicadas al diseño de instalaciones de manipulación de ganado”, Etología animal aplicada, vol. 6, págs. 19-31.

Libros de Temple Grandin
Su libros son referencia tanto en comportamiento animal como en la visión del autismo desde su experiencia.

Fue una de las primeras científicas en informar que los animales son sensibles a las distracciones visuales al manipular instalaciones como sombras, cadenas colgantes y otros detalles ambientales que la mayoría de la gente no nota. Cuando le concedieron su Ph.D. en la Universidad de Illinois, estudió los efectos del enriquecimiento ambiental en los cerdos. El título de su disertación fue “Efecto del entorno de cría y el enriquecimiento ambiental sobre el comportamiento y el desarrollo neuronal de los cerdos jóvenes”. Grandin amplió sus teorías en su libro, Los animales nos hacen humanos.

 

Impacto en la comunidad científica

El neuropsiquiatra Oliver Sacks dedicó un capítulo en Un antropólogo en Marte a la vida de Temple. Su libro fue la primera narración sobre el autismo contada desde dentro. Hasta entonces, tanto médicos como familiares de personas con autismo habían pensado que dentro del pensamiento de una persona con autismo no había nada. La autobiografía de Temple, publicada en 1986, asombró al mundo.

Steve Silberman en su libro, NeuroTribes, escribió que Temple Grandin ayudó a acabar con años de vergüenza y estigma porque fue uno de los primeros adultos en revelar públicamente que era autista. Bernard Rimland, padre de un hijo con autismo y autor del libro, Infantile Autism, escribió el prólogo del primer libro de Grandin Emergence: Laked Autistic. Su libro fue publicado en 1986. La Dra. Rimland escribió “La capacidad de Temple para transmitir al lector sus sentimientos y miedos más íntimos, junto con su capacidad para explicar los procesos mentales, le dará al lector una idea del autismo que muy pocos han podido lograr. “

En su último libro, Thinking in Pictures, publicado en 1995, la neuróloga Oliver Sacks escribió al final del prólogo que el libro proporciona “un puente entre nuestro mundo y el de ella, y nos permite vislumbrar un tipo de mente completamente diferente”. “

 

La voz del autismo

A continuación, les traemos algunos fragmentos de su personalidad, recogidos por Wikipedia y otros artículos de interés. Hemos pensado que les interesará tanto como a nosotros esta persona, por eso también añadimos una famosa charla TED, recogida en YouTube.

 

Hablando de sí misma y el autismo

En sus primeros escritos, Grandin se caracterizó a sí misma como una autista recuperada y, en su prólogo, Bernard Rimland utilizó el término individuo autista recuperado. En sus escritos posteriores ha abandonado esta caracterización. Steve Silberman escribió: “Sin embargo, le resultó obvio que no se había recuperado, sino que había aprendido con gran esfuerzo a adaptarse a las normas sociales de las personas que la rodeaban”.

Cuando escribió su libro Thinking in Pictures en 1995, Grandin pensó que todas las personas con autismo pensaban en imágenes fotográficas específicas de la forma en que ella lo hacía. Para cuando se publicó la edición ampliada en 2006, se había dado cuenta de que había sido un error suponer que todas las personas con autismo procesaban la información de la misma manera que ella. En la edición de 2006, escribió que había tres tipos de pensamiento especializado. Eran: 1. Pensadores visuales como ella, que piensan en imágenes fotográficas específicas. 2. Pensadores musicales y matemáticos: piensan en patrones y pueden ser buenos en matemáticas, ajedrez y programación de computadoras. 3. Pensadores de lógica verbal – que piensan en detalles de palabras, y señaló que su tema favorito puede ser la historia.

En uno de sus últimos libros, The Autistic Brain: Thinking Across the Spectrum, se amplía el concepto de tres tipos diferentes de pensamiento de las personas autistas. Este libro se publicó en 2013. Un libro influyente que la ayudó a desarrollar su concepto de pensamiento de patrones fue el libro de Clara Claiborne Park titulado Exiting Nirvana: A Daughter’s Life with Autism. Fue publicado en 2001. El cerebro autista también contiene una revisión extensa de estudios científicos que proporcionan evidencia de que el pensamiento visual de objetos es diferente de las habilidades de visualización espacial.

 

Hablando en público

Grandin se hizo conocido más allá de la comunidad autista estadounidense, después de que Oliver Sacks lo describiera en la narración del título de su libro, An Anthropologist on Mars (1995), por el que ganó un premio Polk. El título se deriva de la caracterización de Grandin de cómo se siente con las personas neurotípicas. A mediados de la década de 1980, Grandin habló por primera vez en público sobre el autismo a pedido de Ruth C. Sullivan, una de las fundadoras de la Autism Society of America (ASA). Sullivan escribe:

Conocí a Temple a mediados de la década de 1980 [en la] conferencia anual [ASA]. De pie en la periferia del grupo había una joven alta que obviamente estaba interesada en las discusiones. Parecía tímida y agradable, pero sobre todo solo escuchaba. Supe que su nombre era Temple Grandin. No fue hasta más tarde en la semana que me di cuenta de que ella era alguien con autismo. Me acerqué a ella y le pregunté si estaría dispuesta a hablar en la conferencia [ASA] del próximo año. Ella estuvo de acuerdo. Al año siguiente, Temple se dirigió por primera vez a una audiencia [ASA]. La gente estaba parada al menos a tres de profundidad. El público no se cansaba de ella. Aquí, por primera vez, había alguien que podía decirnos por experiencia propia lo que era ser extremadamente sensible al sonido ("como estar atada a la barandilla y el tren se acerca"). Le hicieron muchas preguntas: "¿Por qué mi hijo gira tanto?" "¿Por qué se lleva las manos a los oídos?" "¿Por qué no me mira?" Habló de su propia experiencia y su percepción fue impresionante. Había lágrimas en más de un par de ojos ese día. Temple se convirtió rápidamente en un orador muy solicitado en la comunidad del autismo.

 

Sus consejos sobre el autismo

Basado en la experiencia personal, Grandin aboga por la intervención temprana para abordar el autismo y los maestros de apoyo, que pueden dirigir las fijaciones del niño con autismo en direcciones fructíferas. Ha descrito su hipersensibilidad al ruido y otros estímulos sensoriales. Ella dice que las palabras son su segundo idioma y que piensa “totalmente en imágenes”, usando su vasta memoria visual para traducir la información en una presentación mental de imágenes que pueden ser manipuladas o correlacionadas.

Grandin atribuye su éxito como diseñadora humana de instalaciones ganaderas a su capacidad para recordar los detalles, que es una característica de su memoria visual. Grandin compara su memoria con películas de larga duración en su cabeza, que pueden reproducirse a voluntad, lo que le permite notar pequeños detalles. También es capaz de ver sus recuerdos en contextos ligeramente diferentes cambiando las posiciones de las luces y las sombras.

Como proponente de la neurodiversidad, Grandin no apoya la eliminación de los genes del autismo ni el tratamiento de individuos con autismo leve. Sin embargo, ella cree que los niños autistas con discapacidades graves necesitan terapia con análisis conductual aplicado. Además, ha afirmado que solo asistirá a las charlas impartidas por autistas que puedan desarrollar una carrera.

 

Reconocer públicamente dónde está parada emocionalmente

Grandin dice que “la parte de otras personas que tiene relaciones emocionales no es parte de mí”, y ella no se ha casado ni ha tenido hijos. Más tarde declaró, por ejemplo, que prefería el género de ciencia ficción, documental y suspenso de películas y programas de televisión a los más dramáticos o románticos. Más allá de su trabajo en ciencia animal, bienestar y derechos del autismo, sus intereses incluyen paseos a caballo, ciencia ficción, películas y bioquímica.

Ha notado en sus trabajos autobiográficos que el autismo afecta todos los aspectos de su vida. Grandin tiene que llevar ropa cómoda para contrarrestar su trastorno del procesamiento sensorial y ha estructurado su estilo de vida para evitar la sobrecarga sensorial. Toma antidepresivos con regularidad, pero ya no usa una caja de compresión (máquina de abrazos), el dispositivo que inventó a los 18 años como una forma de terapia para aliviar el estrés, y afirmó en febrero de 2010 que: “Se rompió hace dos años , y nunca pude arreglarlo. Ahora me gusta abrazar a la gente “.

 

A continuación, su imperdible charla sobre en autismo en TED talk

 

 

Resumen
Photo ofTemple Grandin
Nombre
Temple Grandin
Web
Cargo
Doctora en Comportamiento Animal
Artículo siguiente
VOLVER ARRIBA
shares