Flores de Bach

Flores de Bach: generalidades 

¿Quién fue el creador de las Flores de Bach?

Edward Bach

Edward Bach nació en Moseley, Worcestershire, en 1886. Más adelante, estudió medicina en el University College Hospital de Londres y obtuvo un Diploma de Salud Pública (DPH) en Cambridge.  Fue Licenciado en Ciencias, médico cirujano, bacteriólogo, patólogo y homeópata. 

En 1917, a Bach le extirparon un tumor maligno del bazo. Se predijo que sólo le quedaban tres meses de vida, pero en cambio se recuperó. Bach murió casi 20 años después,  mientras dormía el 27 de noviembre de 1936 en Wallingford, Berkshire, a la edad de 50 años. La última casa donde vivió Bach en Brightwell-cum-Sotwell en Oxfordshire, ahora propiedad privada de la familia Ramsell.

Muchos de los remedios florales de Bach se diseñaron mientras vivía en la ciudad costera de Cromer en Norfolk en la década de 1930. A su muerte, había inventando 38 preparados y desarrolló su utilización en una modalidad terapéutica conocida mayormente como flores de Bach. Realmente -más adelante lo veremos, Bach afirma identificar 38 estados emocionales negativos. A partir de allí, desarrolló 38 remedios correspondientes. 

 

¿Qué son exactamente las flores de Bach?

Son soluciones preparadas como remedios florales, que contienen una mezcla 50:50 de agua y brandy, se denominan tintura madre. Flores de Bach preparadas con tintura madre

Los remedios florales en las soluciones que se venden en las tiendas son diluciones de tinturas madre en otro líquido. Generalmente, el líquido que se utiliza es alcohol. De allí, que el nivel de alcohol por volumen en la mayoría de los remedios de Bach está entre el 25% y el 40%.

Las soluciones no tienen el olor o sabor característico de las plantas que les dan origen debido al alto nivel de dilución. Por tanto, la probabilidad estadística es que quede poco más de una molécula por dosis. En consecuencia, los que proponen su uso afirman que los remedios contienen la naturaleza » energética» o «vibratoria» de la flor y que esta puede transmitirse al usuario. Incluso, se describen las soluciones como medicinas vibratorias, lo que implica que se basarían en el concepto -pseudocientífico- de la memoria del agua.

De alguna manera, están vinculadas a la aromaterapia en el sentido de aprovechar propiedades curativas de las plantas. 

 

¿Las preparaciones se podrían considerar como homeopáticas?

Homeopatía y flores de Bach

A menudo se etiquetan como remedios homeopáticos, porque algunos principios usados por Bach están derivados de la homeopatía. En todos caso, ambos productos están extremadamente diluidos en agua. Sin embargo, no siguen otros principios de la homeopatía como la ley de los similares.

La ley de similitud o ley de los similares indica para cada enfermo el remedio -en particular- que habrá de curarlo.  Esencialmente, será uno el remedio indicado en un determinado momento. Por tanto, el remedio único es el primer corolario de esa ley. En cambio, las flores de Bach siguen diferentes conceptos.

Eso sí, ambas pueden englobarse dentro de los tratamientos o terapias alternativas considerados adecuados -por muchos- para el autismo.

 

Teoría de Bach sobre las flores como remedio

Bases teóricas de Bach

Bach creía que la enfermedad era el resultado de un conflicto entre los propósitos del alma y las acciones y la perspectivas de la personalidad. Por eso, esta guerra interna, según Bach, conduce a estados de ánimo negativos y al «bloqueo de energía». En consecuencia, él creía que la causa era una «falta de armonía». Finalmente,  lo que conduciría a enfermedades físicas.

Generalmente, los remedios se toman por vía oral. Cada solución se usa sola o junto con otras soluciones. Específicamente, se dice que cada flor imparte cualidades específicas.

Conclusiones prácticas de la teoría

Sol, rocío y flores de Bach

Bach derivó sus soluciones de forma intuitiva y basándose en lo que él percibía como conexiones psíquicas con las plantas. Así, si Bach sentía una emoción negativa, colocaba su mano sobre diferentes plantas. En cambio, si una planta aliviaba la emoción, le atribuía el poder de curar ese problema emocional a esa planta. Pensaba que la luz del sol de la mañana que pasa a través de las gotas de rocío en los pétalos de las flores transfiere el poder curativo de la flor al agua. Por eso, recogía las gotas de rocío de las plantas y conservaba el rocío con una cantidad igual de brandy. De esa manera, producía una «tintura madre» que sería diluida antes de su uso. Más tarde, descubrió que la cantidad de rocío que podía recolectar no era suficiente. Por tanto, suspendía flores en agua de manantial y dejaba que los rayos del sol las atravesaran. Pero, si no era posible -debido a la falta de luz solar u otras razones-, aconsejó hervir las flores. El resultado de este proceso es lo que Bach denominó la «tintura madre», que luego se diluye antes de la venta o uso.

Al momento de su muerte en 1936 con 50 años de edad, Bach había creado un sistema de 38 remedios florales diferentes junto con sus correspondientes teorías de dolencias.

 

Estudios científicos sobre las flores de Bach

Resultados

Todos los estudios aleatorizados con doble ciego, realizados han sufrido del problema de tener muestras pequeñas. Sin embargo, los estudios que utilizaron los mejores métodos no encontraron ningún efecto mayor que un placebo.

Soluciones de las flores de Bach

El único medio de acción probable para los remedios florales es como placebos.  Por eso,  puede ser realzado por la introspección sobre el estado emocional del paciente. Incluso, el acto de seleccionar y tomar un remedio puede actuar como un ritual relajante. Por otra parte, a la luz de la ciencia químico-farmacológica, son discutidos la metodología de elaboración (aunque sus métodos figuran en Farmacopea Británica y U.S.P.). También, se cuestionan los posibles mecanismos de acción de estos «remedios» florales, en función de su carencia de principios activos de orden vegetal (recuérdese que no es una forma de fitoterapia).

 

Inocuidad

Según los estudios informados en 6 ensayos, los remedios florales de Bach probablemente sean seguros. Existen pocos ensayos prospectivos controlados de remedios florales de Bach para problemas psicológicos y dolor. Además, indican que no hay evidencia de beneficio en comparación con una intervención de placebo.

A veces, se promociona a los remedios florales como capaces de estimular el sistema inmunológico. Sin embargo,  «no hay evidencia científica que demuestre que los remedios florales pueden controlar, curar o prevenir cualquier tipo de enfermedad, incluido el cáncer». 

En otro aspecto, se especula que las flores de Bach podrían resultar útiles para entender los mecanismos que podrían explicar el efecto placebo en intervenciones a medio y largo plazo.

 

Los preparados de Bach y el autismo

flores de bach para el autismo

Los sitios que promueven remedios florales para el autismo incluyen invariablemente fuertes críticas a la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR). Sin embargo, se ha demostrado que la conexión entre el autismo y la vacuna MMR es una invención. Además, varias revisiones independientes no lograron encontrar ninguna conexión. En esta página se abordó la cuestión. Claramente, aconsejamos no repetir afirmaciones sin una estricta fundamentación. Por ello, profesionales de la farmacia (1) afirman que “Los sitios web de remedios florales que continúan afirmando que el autismo está vinculado a las vacunas podrían contribuir a un daño mayor.” 

(1) (https://www.irishtimes.com/life-and-style/health-family/does-it-work-can-flower-remedies-help-with-autism-1.567647O)

 

Recomendaciones finales sobre las flores de Bach

Los remedios florales se han vuelto muy populares. Lo cierto, es que forman parte de un negocio próspero. Con seguridad, y a raíz de su dilución extrema es poco probable que causen daño directo. Sin embargo, si desvían a las personas de la atención médica adecuada y de las terapias eficaces, podrían producirse daños indirectos.

tintura madre

Siempre decimos que son los padres de niños autistas quienes enfrentan los desafíos. La medicina convencional es muy limitada en este caso. Pero,  cualquier remedio o terapia debería poder proporcionar una evidencia de beneficio. O, en el mejor de los casos, mostrar que no son perjudiciales. Es muy muy interesante que apliquemos el sentido común y un acercamiento práctico a la problemática. Si no es perjudicial, no es caro y estamos convencidos de que vale la pena probar, adelante.  

Si los niños autistas se benefician del efecto placebo, y del componente emocional que rodea a las flores de Bach, sería el mejor escenario. Cualquier tratamiento inocuo, puramente natural puede ser considerado. 

Entre los productos de la tienda, incorporamos las flores de Bach.

Deja un comentario