fidget juego para el TEA

Juegos para niños autistas

El juego en niños autistas

Las actividades lúdicas en niños autistas ayuda a desarrollar habilidades.

 

Los niños juegan siempre
Todo momento es bueno para enseñar a través del juego

El TEA puede afectar la forma en que se desarrolla el juego en niños autistas. Sin embargo, hay muchísimo que se puede hacer para ayudar a desarrollar esas mismas habilidades de juego en niños autistas.

En todos los niños, el juego es parte del desarrollo de habilidades. Estas pueden ser habilidades motoras finas y gruesas, habilidades de lenguaje, comunicación, pensamiento, resolución de problemas y habilidades sociales. 

 

Una aclaración para los usuarios de la Tienda

Los juguetes son elementos para el disfrute y aprendizaje en todas las edades. También pueden ser parte de un juego (aunque el juego puede no necesitar de un juguete u objeto para desarrollarse)

Hay algunas especificaciones sobre el tema, consejos y acceso a secciones de compra en la sección de juegos y juguetes de la Tienda.

 

¿Los niños autistas disfrutan jugando?

Los niños con trastorno del espectro autista (TEA) disfrutan jugando, pero pueden encontrar difíciles algunos tipos de juegos. Es previsible que los juegos en niños autistas sean limitados. Por otra parte, muchas veces tienden a jugar de manera repetitiva. Por ejemplo, les puede gustar hacer girar las ruedas de un auto y ver simplemente cómo giran las ruedas. Otro ejemplo, podría ser completar un rompecabezas… siempre en el mismo orden.

Lógicamente, y dado que el espectro autista afecta el desarrollo de habilidades sociales y de comunicación, afecta también el desarrollo de habilidades de juego.  Por ejemplo, puede incidir en el modo en que se realizan las siguientes actividades:

          • copiar acciones simples
          • explorar el entorno
          • compartir objetos y atención con los demás
          • imaginar lo que piensan y sienten los demás
          • responder a los demás
          • turnarse con los demás en el uso de un objeto

 

Juegos y aprendizaje en niños con TEA

Mediante el juego tu hijo puede aprender y desarrollar las habilidades necesarias para jugar con otros y para desarrollarse. Al mismo tiempo, tú puedes ayudarlo.  Por tanto, jugar con tu hijo es una excelente manera de conectarse, no la desaproveches.

En otro artículo dentro de este sitio, nos referimos al mutismo selectivo  Allí mencionamos que también mediante el juego, se puede acompañar el tratamiento de esa condición.

A veces, tu hijo tiene unos pocos y restringidos intereses de juego. A partir de allí, puedes usar los juguetes y temas favoritos para expandir el horizonte de juego. Por ejemplo, si a tu hijo le gusta un Tiranosaurus Rex, usa juguetes con el tema del Tiranosaurus Rex para presentar gradualmente otros juguetes y actividades. Por tanto, podrías armar un juego de dibujar dinosaurios o una actividad que involucre al Tiranosaurus Rex. 

El punto de partida sería siempre aquello que el niño acepta o elige. Ése tema o juego es el primer peldaño y no se debe jamás obviar.

 

Tipos de habilidades de juego en niños autistas

Los niños pequeños participan en 6 tipos principales de juego, que se desarrollan en etapas. Veremos cada etapa y la ayuda adicional que haga que un juego común se transforme en actividades lúdicas específicas para niños autistas. Simplemente, añadiendo la ayuda que un niño con espectro autista puede necesitar.

 

1. Juego exploratorio

Juego exploratorio, por ejemplo con osos de peluche.
Una actividad tan sencilla y natural como la tendencia de los niños a amar los peluches, puede ser -conscientemente- utilizada para despertar o acompañar diferentes habilidades.

Esto es, cuando los niños exploran objetos y juguetes.  En lugar de jugar con ellos, por ejemplo, tocan el oso de peluche,  muerden un bloque con la boca o miran las manos de una muñeca. En esta etapa del juego, los niños están aprendiendo sobre su mundo a través de diferentes formas, colores, tamaños y texturas. Puedes ayudar a tu hijo con TEA modelando este tipo de juego y animando a su hijo a explorar objetos a su alrededor. Por ejemplo, incentivarlo a que salpique agua en la bañera y frote jabón entre los dedos.

 

2. Juego de causa y efecto

Juegos en niños autistas… donde los niños toman juguetes que necesitan una acción de su parte para producir el resultado deseado. Por ejemplo, presionar un botón para reproducir música o dar cuerda a un auto. Este tipo de juego les enseña a los niños que sus acciones tienen efectos y les da una sensación de control en su juego. Tu hijo con TEA puede aprender a operar juguetes de forma independiente, a través del juego exploratorio. Tal vez, tengas que enseñarle a tu hijo cómo hacerlo. Al mismo tiempo, es importante elogiarlo y alentarlo a interactuar con otros juguetes con acción de causa y efecto. También, es una buena oportunidad para enseñarle el sistema de turnos. Por ejemplo, puede turnarse para presionar un botón para hacer que algo aparezca y turnarse para volver a presionarlo. Este tema de causa-efecto está desarrollado también en el artículo sobre pictogramas que puedes encontrar en nuestro sitio.

 

3. Juego de juguete (o juego “funcional”)

Se trata de aprender a jugar y utilizar los juguetes de la forma en que fueron diseñados. Por ejemplo, empujar un coche de juguete, llevar un teléfono de juguete a la oreja o lanzar una pelota.

Juego funcional

El juego funcional o con juguete hace que tu hijo aprenda la función de algo con relación a la esencia del objeto

Ofrécele de 1 a 3 juguetes que le gusten a tu hijo. No más. Por tanto, esto le da una opción, pero no lo sobrecarga de posibilidades. Únete a lo que hace tu hijo, en lugar de intentar guiar el juego. Puedes comenzar copiando lo que está haciendo y luego agregarlo a la actividad. Por ejemplo, si tu hijo hace girar las ruedas de un automóvil, tú también podrías hacerlo girar. Luego, giras el coche hacia arriba y lo pasas por el suelo diciendo: “Brrm, brrm”.  Animas a tu hijo a jugar si no te copia. Puedes hacer esto mientras dices: “Es tu turno de manejar el automóvil”.  Finalmente, tomas la mano de tu hijo y colocándola en el coche, la mueves por el piso juntos.

También, es importante saber cuándo detenerse o cambiar, así que está atento a las señales de aburrimiento o falta de interés. Así, puedes mostrar a tu hijo videos cortos de personas jugando. Esto puede darle a su hijo ideas sobre qué hacer con esos juguetes. Puedes utilizar tecnologías de realidad aumentada.

4. Juego constructivo

Juego durante el cual los niños construyen o hacen cosas. Implica trabajar hacia un objetivo o producto. Por ejemplo, completar un rompecabezas, hacer una torre con bloques o hacer un dibujo. Algunos niños con espectro autista pueden tener retrasos en esta área del juego, mientras que otros progresarán de manera similar a los niños con un desarrollo típico. A veces, los niños con TEA se destacan en una habilidad como completar rompecabezas, construir con Legos o dibujar.

Juego constructivo
Juego constructivo. Se pueden utilizar bloques para armar torres. Los niños con TEA pueden ser muy hábiles en el desarrollo de este juego.

Puedes fomentar el juego constructivo mostrándole a tu hijo lo que debe hacer. Por ejemplo, podrías mostrar cómo se construye una torre con bloques para que el niño vea cómo hacerlo. También podría usar imágenes o pictogramas o fotografías que muestren cómo construir una torre.

5. Juego fisico

Este es el juego de correr u otro juego físico que proporcione ejercicio para todo el cuerpo. En general las actividades que ayuden al niño a desarrollar habilidades motoras gruesas. El juego físico brinda a todos los niños la experiencia de interactuar con otras personas y objetos en su entorno. Además, se incluyen juegos al aire libre, movimientos en camas elásticas, esferas, aparatos como pasamanos y redes de trepado. Hay que tener en cuenta que hay movimientos previstos para niños en edad preescolar y movimientos para niños en edad escolar.

6. El juego de aparentar

Es el juego en el que los niños fingen y usan su imaginación durante el juego. Ejemplos de este tipo de juego incluyen fingir que alimenta a un osito de peluche, vestirse como un superhéroe, fingir que conduce el automóvil o fingir que el sofá es un velero. El juego de simulación ocurre más adelante en el desarrollo, por lo general alrededor de los 2 años de edad en los niños con un desarrollo típico. Es la forma de juego más sofisticada. Por tanto, es particularmente importante para desarrollar habilidades necesarias en las relaciones sociales, el lenguaje y la comunicación.  Hay muchas acciones de simulación sencillas y cotidianas que tu hijo puede aprender a usar en juegos de simulación: conducir un automóvil, montar a caballo o tocar un tambor. Una vez que tu hijo pueda realizar algunas acciones de simulación, puedes desarrollar sus habilidades de juego imaginativo y de simulación dividiendo la actividad en pasos. 

Asimismo, un párrafo separado merece el llamado juego de roles. Es importante lograr que el niño con espectro autista sea capaz de participar de un juego de roles. Puedes fomentar el juego de roles tomando un cuento (favorito) de tu hijo y haciendo que el niño y otras personas lo representen. Introduciendo lentamente nuevos temas y cambiando gradualmente las partes de la obra, puede guiar a su hijo hacia un juego dramático, creativo e independiente.

 

Habilidades de juego social para niños con trastorno del espectro autista

Junto con los 6 tipos de juego anteriores, existe el juego social: la capacidad de jugar con otros. El juego social también sigue las etapas de desarrollo, pero jugar con otros puede ser particularmente desafiante para los niños con trastorno del espectro autista (TEA).

Puede ayudar a tu hijo notando en qué etapa del juego social se encuentra. A continuación, deberías brindarle oportunidades, apoyo y estímulo para que progrese a la siguiente. Las etapas se describen a continuación.

Ten en cuenta que incluso a medida que los niños se desarrollan a través de las etapas del juego social, es probable que quieran pasar tiempo jugando solos y junto a otros. Está bien que tu hijo quiera jugar solo algunas veces, no lo fuerces.

1. Jugando solo (juego solitario)

Esto es cuando los niños juegan solos e independientemente, cuando no intentan acercarse a otros niños y no prestan atención a lo que hacen los demás. Para los niños con TEA, puede fomentar las habilidades de juego en solitario comenzando con actividades que tengan un objetivo claro y un final. Para empezar, haz que el juego sea breve, para que tu hijo pueda terminar la actividad rápidamente y sentirse exitoso. Por ejemplo, puedes elegir un rompecabezas simple.

2. Jugando al lado (juego paralelo)

Los niños en esta etapa del juego comienzan a jugar junto a otros niños y pueden usar juguetes iguales o similares a los que los rodean.

Juego en paralelo
Es importante promover el juego en paralelo como un paso previo a las habilidades comunicacionales.

Puede promover el juego en esta etapa animando a su hijo con TEA a jugar en una actividad, como los trenes, solo pero junto a otros niños. Puede animar a su hijo a que imite el juego de otros niños mientras su hijo juega solo.

3. Jugar y compartir con otros (juego asociativo)

En esta etapa del juego, los niños interactúan con otros niños, dando, tomando y compartiendo materiales de juego. Esto suele comenzar alrededor de los tres años de edad en niños con un desarrollo típico. Puede ayudar a su hijo con TEA a aprender habilidades para el juego asociativo alentándolo a intercambiar cosas mientras sigue jugando solo, por ejemplo, intercambiando bicicletas, triciclos o scooters cuando anda en bicicleta o en patineta con otros niños.

4. Jugar y cooperar (juego cooperativo)

Jugar cooperativamente con otros incluye jugar con reglas, inventar reglas y trabajar juntos en algo, como construir una casita o un castillo de arena. El juego cooperativo puede volverse bastante complejo e implica habilidades de comunicación. Muchas de las reglas sociales en esta etapa del juego pueden ser difíciles de entender para los niños con TEA. Puede ayudar a su hijo usando instrucciones claras para simplificar las reglas del juego. Por ejemplo, “Primero te escondes en algún lugar de la casa, por ejemplo bajo la cama. Luego Juan cuenta hasta 10. Luego Juan viene a buscarte. Cuando Juan te encuentre, es tu turno de contar mientras Juan se esconde.”

 

 

Fomentar el juego con otros para niños con trastorno del espectro autista

Una vez que su hijo con trastorno del espectro autista (TEA) tenga una variedad de habilidades en juegos para niños autistas, podrá comenzar e a jugar con otros niños. Podrá  fijarse en ellos, y usted puede ayudar a su hijo a aprender a interactuar y jugar con otros.

Los juegos simples son una buena manera de desarrollar la interacción social en el juego, así como las habilidades para tomar turnos. Los juegos como esconder la cara, aplaudir  y hacer rondas son todos sociales. Jugar juegos interactivos con tarjetas de memoria también puede ser útiles, porque están estructurados y tienen un fin definido.

 

 

Otras ideas para que su hijo interactúe y juegue con otros

Aprovecha las visitas a amigos o familiares cuyos hijos tengan aproximadamente la misma edad que tu hijo. También, pide a los hermanos o primos que le ayuden a mostrarle cómo jugar, turnarse, etc.

Enséñale a tu hijo cómo participar. Nuevamente, los hermanos, amigos y primos podrían mostrarle cómo se hace.

Si otros niños ignoran a tu hijo, observe con atención y vea si puede averiguar por qué. Puedes hablar con el maestro de la escuela, preescolar o de intervención temprana de tu hijo si no estás seguro. Los trabajadores de la primera infancia tienen muchas habilidades para ayudar a los niños a aprender a jugar juntos.

Al igual que los niños con desarrollo típico, los niños con TEA tienen una variedad de estilos y fortalezas de pensamiento y aprendizaje que puedes aprovechar. A menudo, son excelentes aprendices visuales, por lo que puedes trabajar esta fortaleza. Por ejemplo, le puedes hacer tomar fotografías de los diferentes pasos de un juego o actividad.

Aprovecha al máximo el juego. Es tu aliado.

Una vez que tu hijo pueda jugar contigo y esté jugando con juguetes, puedes usarlo para desarrollar habilidades en otras áreas. Por ejemplo, puedes concentrarte en recompensar ciertas habilidades, como turnarse, jugar durante períodos de tiempo más largos o elegir una variedad de juguetes diferente.

 

Consejos para desarrollar nuevas habilidades

Habla sobre lo que sucede mientras tu hijo juega.

Esta es una manera sencilla de enseñarle a vincular una actividad o emoción con el lenguaje.

Por ejemplo, si está jugando un juego de simulación como una fiesta de té, usa los nombres de los objetos, como taza, cuchara y plato. También puedes poner en palabras las cosas o actividades que usted y su hijo están haciendo, como “verter un vaso de agua” o “alimentar a un osito de peluche”.

 

Ayuda a tu hijo a construir oraciones más largas.

Si tu hijo solo habla con una sola palabra, puedes intentar usar dos palabras. Si tu hijo usa oraciones de tres palabras, puedes usar cuatro palabras y así sucesivamente. De esta manera, no utilizará un lenguaje que sea demasiado difícil, sino que desarrollará escalonadamente el lenguaje y el vocabulario.

 

Fomenta las habilidades de juego en diferentes entornos.

Por ejemplo, si a tu hijo le gusta jugar con Lego en casa, anímalo a que juegue con Lego en la casa de un amigo. Prémialo por usar sus habilidades de juego en diferentes lugares y con diferentes personas.

Utiliza las actividades diarias como oportunidades para jugar.

Cualquier momento en que pueda haber actividad conjunta entre tu hijo y otra persona es una oportunidad potencial para jugar.

Que todo sea juego
El juego debiera ser aprovechado siempre para escalonar el aprendizaje.

También puedes incorporar el tiempo de juego en las rutinas diarias, como la hora del baño.

Con ayuda de los pictogramas, une las rutinas y el juego. Consulta el artículo las imágenes para enseñanza, que se mencionó previamente en este artículo

Pueden parecer muchas cosas distintas y complejas, pero no lo son. Sólo hay que irle tomando la mano a las ventanas de oportunidad que se nos presentan y utilizar las herramientas en esos momentos.

 

Utiliza el juego para ayudar a tu hijo a responder a situaciones

Pueden ser situaciones sociales desafiantes, como la comprensión de compartir, tomar turnos y comprometerse. Por ejemplo, podría usar un juego de té para ayudar a tu hijo a entender cómo compartir comida y turnarse para servir una bebida con la jarra.

 

Jugar a desarrollar habilidades cotidianas

Por ejemplo, vestir una muñeca o ponerse y quitarse los disfraces puede ayudar a tu hijo a aprender a vestirse solo. Observa a tu hijo a lo largo del día.  Espera la oportunidad. Capta los momentos en los que tu hijo muestra interés en una actividad, por nimia que te parezca. Estos son los momentos perfectos para enseñar y aprender.

Artículo siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

VOLVER ARRIBA
shares