Antes de dormir

Lectura de libros en etapa preescolar

La lectura es básica para tus niñ@s:  educa, crea hábitos, impulsa a la reflexión, favorece la concentración y hace que disfruten. Y, los libros en etapa preescolar, crea uno de los momentos de mayor intimidad con tus hij@s. Compartir ese momento de lectura refuerza el vínculo emocional con ell@s.  Además, genera un ambiente de confianza. Dentro de éste clima, los libros infantiles suelen contar historias con las que tu hij@ se siente identificad@. Por eso,  les ayudan a entender o identificar lo que sienten.

Por otro lado, introducirlos en la experiencia de la lectura hace que amplíen su vocabulario. De ese modo, aprender a expresarse mejor.  Los cuentos estimulan la imaginación y enseñan a buscar soluciones para los problemas.

Ya sé que pensarás que tu niñ@ no se expresa, no habla tal vez o habla muy poco. Sin embargo, oye. Te entiende perfectamente. El valor de la lectura está allí, intacto. Por eso, esa rutina que tal vez hayas tenido con sus hermanos o hermanas no debes suspenderla simplemente porque esté dentro del TEA. 

Hábito de la lectura 

Promover la lectura de cuentos y libros infantiles depende especialmente de los padres y madres. Para lograr el hábito puedes segur los siguientes consejos:

  1. Elige lo que les gusta y no lo que te gustaba a ti. L@s niñ@s con TEA tienen gustos bien determinados. Por eso, si quieres iniciarlos en la lectura, será inteligente hacerlo apoyándote en su gusto temático.
  2. Deja que ellos escojan los cuentos y libros infantiles. Si l@s niñ@ escogen libremente lo que desean leer, lo leerán con más interés. Pero, deberás hacerlo de un modo específico; por ejemplo, podrás proponerle: ¿leemos el libro A o el B? La elección tiene que ser transmitida claramente. Además, ser acotada, precisa. 
  3. Crea un ambiente propicio. Fundamentalmente, no debiera haber distractores.  Por eso, evita la televisión, el ordenador o el móvil en la habitación. Para lograrlo, tendrás que planificar la rutina previa. Posiblemente, el momento será después de comer, bañarse y cambiarse para dormir. 
  4. Crea la rutina diaria de la lectura. El hábito debe de ser diario, pero no se debe forzar al niño o niña a que lea. Puedes elegir un lugar en pueda ordenar los libros. Lee cada día un poco para comenzar a generar interés.
  5. Inicia claramente el «ritual» de la lectura.  Por ejemplo, si tu niñ@ toma melatonina para inducir el sueño, el lapso hasta que hace efecto es ideal para la lectura. Siguiendo los pasos sugeridos en los puntos 3 y 4, puedes terminar todos los días con la toma de la melatonina, para acostarse. Allí comenzará la actividad de la lectura, que puede complementarse con el ritual de taparlo con las sábanas de compresión o mantas de peso. 
  6. Preferentemente, utiliza libros con dibujos. L@s niñ@s más pequeños pueden leer libros con dibujos de manera que los entiendan mejor. Con eso, irán poco a poco introduciéndol@s en el gusto por la lectura.
  7. Puedes crear voces y actuar. Sin embargo, trata de no sobre-excitar a tu niñ@. Es mejor que evites cualquier sensación de algo impredecible. Recuerda, los autistas NO les gusta las sorpresas.
La inducción a la lectura de libros en etapa preescolar podrá ser una herramienta excelente de la relación con tu hij@. 

Cuántos libros comprar

Pues, no muchos en realidad. Hay una tendencia casi irrefrenable que es: en el momento en el que me doy cuenta de que algo es útil, compro 10 unidades iguales. O con ligeras diferencias. Sin embargo, tu hij@ está fascinado con una historia. Una historia que se sabe de memoria, que le gusta oírla siempre en el mismo orden, que es previsible.  Le gusta que seas tú quien l@ acompañe en ese inicio de lectura en su vida.

La lectura en etapa preescolar se hace a través de ti. Sin embargo, no debes perder la visión de que es tu niñ@ quien está «leyendo». Y l@s niñ@s se aferran a las mismas historias, que pueden seguir con facilidad. Ell@s están «leyendo» con su memoria… y a veces también con el reconocimiento de letras y palabras. 

Por ejemplo, ten a mano unas 10 historias. No necesariamente 10 libros, tal vez hay algunos que tienen varios historias en uno. Ya habrá tiempo de comprar más, cuando lea por sí mism@.

Etapa preescolar: introducir en la lectura