Identificación de la condición

identificación de la condición

IDENTIFICAR EL AUTISMO

Identificación de la condición autista

1. ¿Es mi niño o niña autista?

La identificación de la condición del trastorno del espectro autista (TEA) puede ser difícil. De hecho, no existe un examen médico (como un análisis de sangre) para diagnosticar el trastorno. Los médicos observan el historial de desarrollo y el comportamiento del niño para hacer un diagnóstico.

A veces, el autismo se puede detectar a los 18 meses o antes. A los 24 meses, un diagnóstico realizado por un profesional experimentado puede considerarse muy confiable. Sin embargo, muchos niños no reciben un diagnóstico final hasta que son mucho mayores.  Incluso, existen mucho casos de personas diagnosticadas cuando son adolescentes o adultas. Este retraso significa que es posible que l@s niñ@s con TEA no reciban la ayuda temprana que necesitan para insertarse en un mundo «neurotípico».

2. Primera charla de identificación

a. Identificación de la condición 

Esta etapa es quizá lo más urgente. ¿Por qué? Porque,  a medida que los niños con TEA se convierten en adolescentes y adultos jóvenes, es posible que tengan dificultades para desarrollar y mantener amistades. Además, les costará comunicarse con sus compañeros y o comprender qué comportamientos se esperan en la etapa escolar o en el trabajo. También, pueden tener afecciones concurrentes, como trastorno por déficit de atención / hiperactividad, trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad o depresión o trastorno de conducta.

Primera entrevista de identificación

b. Acompañamiento integral

Desde el inicio, cuando existe la sospecha de que tu hij@ pudiera tener un trastorno del neurodesarrollo, tienes que encontrar que el modo de diagnóstico sea integral. La identificación de la condición debe ser tu prioridad. ¿Motivos? El autismo, lo repetimos otra vez, no es una enfermedad. Por tanto, las consecuencias de una neurodivergencia, no se tratan con una pastilla, no se curan. Hay que encontrar, lo antes posible, los mecanismos que faciliten a tu hijo o hija la inserción en un entorno de personas  neurotípicas

3. Identificación del TEA y acompañamiento: una breve capacitación

En Concejo de Santa Fe, en Argentina, organizó una charla-curso, con modalidad virtual durante el mes de junio de 2021 sobre el tema enunciado el título. Fue emitido en directo el 14 julio de 2021.

Es la primera parte de un ciclo de 3 charlas, dirigidas por la Lic. Melina Abba. 

Estuvo dirigido principalmente a padres y docentes. Aunque, dentro de la página de la Tienda, nos solemos referir al TEA en niños, en adolescentes y adultos, hemos recogido esta presentación -especialmente enfocada en los niños- porque nos pareció una colaboración en lenguaje sencillo y llena de experiencia. 

Aunque el video aparece con una duración de más de 2 horas, lo cierto es que el curso comienza recién a partir del minuto 48. Hemos programado para que comience allí su reproducción. 👇🏼👇🏼  

4. Estructura de la charla de identificación 

a.Presentación 

Inicialmente, se presentan todos aquellos rasgos que son típicos de la condición del espectro autista. Una vez enumerados y convencidos los oyentes de que no deberían «asustarse» por ellos sino, simplemente, reconocerlos. Este reconocimiento permite la identificación de la condición de modo claro.

Muestra los pasos que son necesarios cumplir en la identificación. Luego, se puede pasar a la siguiente etapa. En ésta, se presenta los recursos que, una vez confirmado el diagnóstico, sí es necesario conocer y manejar. Y, con la experiencia clara de la primera etapa, los padres y docentes podrán hacer la elección del marco terapéutico, como se señala en otro artículo.

La exposición del profesional dura casi 60 minutos. A continuación, responde preguntas de los asistentes en directo a la charla.

b. Preguntas de los asistentes

  1. Docente de un aula con varios niños con trastorno y sin equipo auxiliar de apoyo.
  2. Cómo integrar a un niño con autismo en la primera etapa de escolarización si es agresivo y le molestan cosas (como la música)
  3. A dónde acudir y con quién hablar cuando no sabemos si tiene TEA
  4. Cómo se hace que conecten con sus pares.
  5. Si los dibujos y/o garabatos son herramientas diagnósticas.
  6. Si los movimientos inadecuados con descargas de energía
  7. ¿Hay síndromes que incluyen rasgos autistas, sin diagnóstico TEA?
  8. ¿Hay progresión en la condición con el tiempo?
  9. En el aula, el no seguir consignas ¿puede ser indicio de condición autistas?
  10. Acompañamiento a la familia
  11. Lugares de diagnóstico gratuitos en la provincia de Santa Fe, Argentina.
  12. El trastorno sensorial ¿está siempre presente?
  13. Metodologías para calmar episodios de alteración conductual.

Problemas de comunicación en el autismo

Expresión no verbal

COMUNICACIÓN EN EL AUTISMO

El autismo y el problema de la comunicación

Las personas con autismo tienen problemas de comunicación. A menudo les resulta difícil mantener conversaciones o captar señales sociales. Algunas personas con autismo pueden no hablar en absoluto. Sin embargo, otras pueden hablar muy bien. De todos modos, TODAS tendrán desafíos que superar para hacer amigos y comunicarse socialmente. Hay un artículo específico sobre las relaciones interpersonales, dentro de nuestro sitio. En él se toca el tema de la comunicación en el autismo, de modo práctico. 

 

1. ¿Qué tipo de problemas de comunicación encuentran?

La comunicación social es la dificultad más común en las personas con autismo, como se señaló en otro artículo. Generalmente, somos conscientes de que las personas en el espectro autista enfrentan desafíos en la incorporación de habilidades verbales, incluida la gramática, el uso correcto de los pronombres y la respuesta cuando se les habla.

Comunicación en el autismo: Expresión facial
Los rostros sin expresión y que no miran directo a la cara, son elementos de detección temprana del TEA

Además, con relación a la comunicación no verbal, su dificultad reside en interpretar e incorporar las expresiones faciales y el ritmo del habla.

Todo esto, puede explicar lo que otros perciben como «incomodidad» en la comunicación con las personas con autismo. Se sabe que la comunicación necesita un código compartido para producirse como fenómeno socio-lingüístico. En consecuencia, si a una de las dos partes le es difícil incorporar el código, la comunicación también se vuelve más difícil o imposible.

 

2. Pragmática y prosodia

Como ocurre con tantas características del autismo, existe una enorme variabilidad de una persona a otra. Aún así, se destacan los problemas con dos aspectos de la comunicación: la pragmática y la prosodia.

a. Pragmática y autismo

La pragmática o pragmalingüística es una rama de la lingüística, que estudia el modo en que el contexto influye en la interpretación del significado.

Las personas con TEA presentar problemas de pragmática en el uso del lenguaje en situaciones sociales. Por ejemplo, ser capaz de permanecer en el tema que se está tratando.

comunicación verbal
Hablar por turnos y seguir el hilo de una conversación, es una habilidad que presenta una gran desafío.

Asimismo, el hablar por turnos en una conversación, hacer las preguntas apropiadas y usar un tono de voz adecuado para el entorno son desafíos importantes. Muchas terapias para el autismo incorporan entrenamiento explícito en estas habilidades comunicacionales.

 

b. Prosodia y autismo

La prosodia -desde el punto de vista académico-  es una rama de la lingüística que analiza y representa formalmente aquellos elementos de la expresión oral tales como el acento, los tonos y la entonación. Se refiere al ritmo del habla y abarca aspectos de la comunicación verbal y no verbal.

Por eso, llevada a las palabras habladas y las pausas entre las palabras, al ritmo y a la entonación, la prosodia tiene múltiples funciones. Por ejemplo, el tono ascendente, por ejemplo, indica que se hace una pregunta. Otro ejemplo, la prosodia también comunica emoción: la pregunta «¿Qué quieres decir?» … puede ser positiva, negativa o neutral . Por tanto, según sea cómo se hable, es la prosodia la que alerta al oyente de la diferencia entre una frase y otra, ambas idénticas.

Los problemas con la prosodia pueden variar. Algunas personas hablan en un tono monótono, mientras que otras exageran los tonos altos y bajos de manera tan dramática que los oyentes encuentran su discurso antinatural.

 

3. Autismo y comunicación bidireccional

comunicación no verbal
Un desafío que la persona con TEA entienda la importancia de la comunicación no verbal y pueda decodificarla.

La comunicación entre personas con y sin autismo es un problema bidireccional. Las personas en el espectro tienen serios desafíos de comunicación que abordar. Al mismo tiempo, sus compañeros de conversación -fuera del espectro- podrían hacer mucho para resolverlos. Es necesario desarrollar estrategias de encuentro a mitad de camino: aceptar las diferencias en la forma en que se expresan.

En definitiva, entendiendo que la comunicación exige un código compartido, será necesario para las dos partes hacer un esfuerzo para incorporar el código de la otra.

Hay un concepto equivocado acerca de que las personas autistas «no les interesa comunicarse». En algunos casos, es verdad. Sin embargo, tendríamos que decir que no lo van a hacer de acuerdo con el código fuera del autismo. El que no entendamos su modo de comunicar, no implica que el mensaje sea inexistente.

Autismo y mutismo selectivo

comunicación verbal

AUTISMO Y MUTISMO

Mutismo selectivo dentro del autismo

El mutismo selectivo y el autismo se pueden dar en simultáneo en una persona. ¿Cómo descubrirlo en tu niño? ¿Cómo tratarlo?

Mutismo selectivo: ¿qué es?

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad grave en el que una persona no puede hablar. Se puede dar en niños con autismo. Podría darse con compañeros de clase en la escuela o con familiares que no ve con mucha frecuencia.

Mutismo selectivo
El Mutismo selectivo se da frecuentemente en personas con autismo

Por lo general, comienza durante la infancia y, si no se trata, puede persistir hasta la edad adulta.

Un niño o un adulto con mutismo selectivo no quiere decir que se niega o que elige no hablar en ciertos momentos. Realmente, lo que le pasa es que no puede hablar.

 

Mutismo selectivo: cómo se manifiesta

La expectativa de hablar con ciertas personas puede desencadenar una respuesta semejante a un semejante a un panic attack. Así, la persona se queda congelada como en el típico «pánico escénico», y le es imposible hablar.

Con el tiempo, la persona aprenderá a anticipar las situaciones que provocan esta angustiosa reacción y hará todo lo posible por evitarlas. En nuestro sitio, hemos subido un video de Greta Thunberg; en él, ella dice claramente que tiene mutismo selectivo. A continuación, explica que sólo habla cuando lo cree necesario y que esa ocasión -hablar del cambio climático- es una de ellas.

De todos modos, en general, las personas con mutismo selectivo pueden hablar libremente con ciertas personas. Entre éstas, familiares cercanos y amigos, cuando no hay nadie más cerca para desencadenar la respuesta de congelamiento.

El mutismo selectivo afecta aproximadamente a 1 de cada 140 niños pequeños. Es más común en niñas y niños que están aprendiendo un segundo idioma, como los que han emigrado recientemente de su país de nacimiento.

 

Signos de mutismo selectivo

Mutismo selectivo en niños
Aplicando otras estrategias para el apoyo de niños con trastorno del espectro autista, se van accediendo aspectos que preven o tratan el mutismo selectivo

El mutismo selectivo se nota por primera vez cuando el niño comienza a interactuar con personas ajenas a su familia. Por ejemplo, cuando comienzan la guardería o la escuela.

La principal señal de alarma: la quietud repentina y una expresión facial congelada cuando se espera que hable con alguien que está fuera de su zona de confort. Como se imaginarán, coincide con muchas situaciones de niños con TEA.

Los niños más gravemente afectados tienden a evitar cualquier forma de comunicación: hablada, escrita o gestual. Algunos niños pueden lograr responder con unas pocas palabras, o pueden hablar con una voz alterada, como un susurro.

 

 

¿Qué causa el mutismo selectivo?

Los expertos consideran el mutismo selectivo como un miedo (fobia) a hablar con determinadas personas. La causa no siempre es clara, pero se sabe que está asociada con la ansiedad.

Algunos niños con TEA tienen problemas para procesar información sensorial, como ruidos fuertes y empujones de las multitudes. Esta condición es conocida como disfunción de integración sensorial.

Mutismo y estrés
El mutismos no tiene que ver solamente con la dificultad de relacionarse de los niños con TEA. Tienen como causa una situación de ansiedad o depresión, que dispara la elección de no hablar

Esto puede hacer que se «apaguen» y no puedan hablar cuando se sientan abrumados en un entorno ajetreado. Una vez más, su ansiedad puede transferirse a otras personas en ese entorno.

Es un concepto erróneo el que un niño con mutismo selectivo tiene autismo. No existe relación directa de causa-efecto entre el mutismo selectivo y el autismo, aunque un niño puede tener ambos. El niño con TEA se estresa fácilmente y puede acudir al mutismo como un medio de defensa ante el entorno.

 

 

Diagnóstico del mutismo selectivo

 

Diagnóstico en niños

Es importante que las familias y las escuelas reconozcan temprano el mutismo selectivo, para que puedan trabajar juntos para reducir la ansiedad de un niño. El personal de las escuelas y los entornos de la primera infancia son claves al brindar apoyo adecuado.

Si su hijo tiene alguna condición dentro del espectro autista y tiene mutismo selectivo, busque un diagnóstico formal de un terapeuta del habla y del lenguaje calificado. En realidad, las familias de niños con TEA están mejor preparados para encarar el mutismo selectivo junto al autismo, ya que muchas características son parte de espectro.

 

Diagnóstico en adultos

Es posible que los adultos superen el mutismo selectivo. Sin embargo, es posible que continúen experimentando los prácticos de pasar años sin interacción social. Por tanto, sin poder alcanzar su potencial académico u ocupacional.

Lo ideal es que los adultos sean atendidos por un profesional de salud con apoyo de un terapeuta del habla y del lenguaje u otro profesional capacitado.

 

Pautas de diagnóstico del mutismo

El mutismo selectivo se diagnostica de acuerdo con pautas específicas. Los niños con TEA y mutismo:

  • No hablan en situaciones específicas, como durante las lecciones escolares o cuando pueden ser escuchados en público
  • Pueden hablar normalmente cuando están solos con sus padres en casa o en su aula o dormitorio vacío.
  • La incapacidad para hablar con ciertas personas más de 1 mes
  • La incapacidad para hablar interfiere con su capacidad para funcionar
  • La incapacidad para hablar no se explica totalmente por el trastorno del espectro autista

 

Tratar el mutismo selectivo

Con el manejo y el tratamiento adecuados, la mayoría de los niños pueden superar el mutismo selectivo. La efectividad del tratamiento dependerá de:

  • Cuánto tiempo ha tenido la persona mutismo selectivo.
  • Si tienen o no dificultades adicionales de comunicación o aprendizaje o ansiedades
  • Que exista cooperación de todos los involucrados en su educación y vida familiar
  • Que el tratamiento no se centre en el habla en sí, sino en reducir la ansiedad asociada.

La necesidad de un tratamiento individual puede evitarse si la familia y el personal de la primera infancia trabajan juntos para reducir la ansiedad del niño creando un entorno positivo para él.

El caso de Greta Thunberg que hemos mencionado es un caso de superación del mutismo. En el video en el que manifiesta su mutismo Greta tiene 15 años. Dos años después, en 2020, en otro video se advierte la soltura adquirida hablando en público.

 

Consejos para tratar al niño con mutismo

  • no dejar que el niño sepa que estás ansioso, asegurándoles que podrán hablar cuando estén listos
  • concéntrate en que se divierta
  • elogia todos los esfuerzos que hace el niño para unirse e interactuar con los demás (pasar y tomar juguetes, asentir y señalar, etc.)
  • no mostrar sorpresa cuando el niño habla, pero responder afectuosamente.

Los tipos de tratamiento más eficaces son la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia conductual.

 

Terapias para el mutismo selectivo

Terapia de comportamiento cognitivo para mutismo

La terapia cognitivo-conductual (TCC) ayuda a una persona a concentrarse en cómo piensa sobre sí misma.

Greta Thunberg
Greta Thunberg es conocida por tener Asperger y haber declarado ante miles de personas que tienen mutismo selectivo.

La TCC debe ser dirigida por profesionales de la salud mental y es más apropiada para niños mayores y adolescentes. Particularmente, aquellos que experimentan un trastorno de ansiedad social mayor.

Los niños más pequeños también pueden beneficiarse de los enfoques basados ​​en la TCC diseñados para apoyar su bienestar general.

Por ejemplo, esto puede incluir hablar sobre la ansiedad y comprender cómo afecta su cuerpo y comportamiento. Al mismo tiempo, el niños puede aprender una variedad de técnicas de manejo de la ansiedad o estrategias para enfrentarla. Entre ellas, la utilización de objetos antiestrés, ropa de peso, mantas de peso o anti estrés, etc.

 

Terapia conductual

La terapia conductual está diseñada para trabajar y reforzar los comportamientos deseados mientras se reemplazan los malos hábitos.

Se concentra en ayudar a combatir las dificultades actuales mediante un enfoque gradual paso a paso para ayudar

Existen varias técnicas basadas en la TCC y la terapia conductual que son útiles para tratar el mutismo selectivo. Estos pueden ser utilizados al mismo tiempo por individuos, miembros de la familia y personal de la escuela o la universidad. Posiblemente, siempre bajo la guía de un terapeuta del habla y lenguaje o un psicólogo.

 

Desvanecimiento del estímulo

Cuando el estímulo se desvanece, la persona con mutismo selectivo se comunica a gusto con alguien, como su padre, cuando no hay nadie más presente.

Se introduce a otra persona en la situación y, una vez que se incluye en la conversación, el padre se retira. La nueva persona puede presentar a más personas de la misma manera.

 

Refuerzo positivo y negativo

El refuerzo positivo y negativo implica responder favorablemente a todas las formas de comunicación y no alentar inadvertidamente la evitación y el silencio.

Si el niño está bajo presión para hablar, experimentará un gran alivio cuando pase el momento, lo que fortalecerá su creencia de que hablar es una experiencia negativa.

 

Desensibilización

La desensibilización es una técnica que consiste en reducir la sensibilidad de la persona a que otras personas escuchen su voz al compartir grabaciones de voz o video.

Por ejemplo, el correo electrónico o la mensajería instantánea podrían progresar a un intercambio de grabaciones de voz o mensajes de correo de voz, luego a una comunicación más directa, como conversaciones telefónicas o de Skype.

 

Formación

Dar forma implica el uso de cualquier técnica que le permita a la persona producir gradualmente una respuesta más cercana al comportamiento deseado.

Por ejemplo, comenzar con la lectura en voz alta, luego tomar turnos para leer. Se pueden combinar con juegos de lectura interactivos, actividades de conversación estructuradas y, finalmente, conversación bidireccional, cuando sea posible. Básicamente, se siguen lo pasos semejantes a los que se han enumerado al hablar de los pictogramas

 

Exposición gradual

En la exposición gradual, se abordan primero las situaciones que causan la menor ansiedad. Con objetivos realistas y exposición repetida, la ansiedad asociada con estas situaciones disminuye a un nivel manejable.

Se anima a los niños mayores y a los adultos a que averigüen cuánta ansiedad causan las diferentes situaciones. 

Varios de los consejos vinculados a las etapas del juego y a cómo se puede utilizar para el desarrollo del niño, son aplicables.

 

¿Medicación para el mutismo?

Los remedios solo son realmente apropiados para niños mayores, adolescentes y adultos cuya ansiedad ha provocado depresión y otros problemas. Jamás se deben dar medicamentos sin estricta vigilancia médica.

La medicina nunca debe recetarse como una alternativa a los cambios ambientales y los enfoques conductuales. Aunque algunos profesionales de la salud recomiendan usar una combinación de medicamentos y terapias conductuales en adultos con mutismo selectivo.

Sin embargo, los antidepresivos pueden usarse junto con un programa de tratamiento para disminuir los niveles de ansiedad, particularmente si los intentos previos de involucrar al individuo en el tratamiento han fallado.

 

Consejos para padres con niños con mutismo selectivo

  • No presione ni soborne a su hijo para animarlo a hablar.
  • Hágale saber que comprende que tiene miedo de hablar. Dígale que pueden dar pequeños pasos cuando se sientan listos.
  • No elogie a su hijo públicamente por hablar porque esto puede se contraproducente. Espere hasta que esté a solas con ellos y considere un regalo especial por su logro.
  • Asegúrele a su hijo que la comunicación no verbal, como sonreír y saludar, está bien hasta que se sienta mejor.
  • No evite fiestas o visitas familiares, pero considere qué cambios ambientales son necesarios para que la situación sea más cómoda para su hijo.

Al pie, incluimos un video de Greta en una entrevista en la televisión norteamericana. Lo hemos hecho para que veamos la capacidad desarrollada para interactuar con la entrevistadora, Degeneres. Como los videos conocidos son aquellos en la que la vemos hablar sola, hemos elegido uno en el que se vea el fruto del trabajo sobre su condición de Asperger. 

Niños autistas: síntomas

Síntomas de autismo

SINTOMAS DE TEA EN NIÑOS

Síntomas de autismo

L@s niñ@s: síntomas de autismo que pueden indicar que están dentro del espectro

El trastorno del espectro autista es una condición que afecta la forma en que un niño o niña percibe y socializa con los demás. Los síntomas de autismo niños y niñas afectan la comunicación y la relación social. En este artículo, sintetizaremos las características que los estudios médicos presentan como sintomáticas del trastorno del espectro autista, o TEA. Aconsejamos la lectura de libros especializados. Una selección está presentada dentro de nuestra Tienda.

 

Introducción a los síntomas de autismo

En este video pueden ver 2 aspectos:

1. Los principales rasgos por los cuales se puede identificar el autismo como una neurodivergencia. Lo hacemos de la mano de Timo, un simpático bebé autista.

2. Las preguntas lógicas que se derivan de saber que el autismo NO ES una enfermedad. ¿Se puede tratar? ¿Se debe tratar? ¿Tratar o «respetar» la neurodivergencia?

1. ¿Por qué se le dice “espectro autista”?

El término «espectro» en el trastorno del espectro autista se refiere a la amplia gama de síntomas o de niveles de gravedad. En paralelo, el trastorno también incluye, como síntomas, patrones de comportamiento limitados y repetitivos.

Además,  incluye afecciones que antes se consideraban separadas: autismo, síndrome de Asperger y TDG.

El símbolo del autismo trata de transmitir esa idea con la imagen de un rompecabezas de muchos colores.

En otra página del sitio se describen síntomas generales del espectro autista. En este artículo, nos enfocaremos exclusivamente en los niños, teniendo en cuenta que es el momento en que la familia necesita -especialmente- toda la información disponible.

Explicación del concepto de «espectro autista» y los diferentes tipos de autismo que entran dentro de esta definición.

 

2. Coeficiente intelectual de los niños autistas

Es probable que cada niño con trastorno del espectro autista tenga un patrón de comportamiento y un nivel de gravedad únicos. Esto es puede presentar desde un funcionamiento considerado bajo hasta un funcionamiento alto.

conciencia autista
Esta es la una de las imágenes de la conciencia autista – muestra la riqueza del TEA

Algunos niños con el espectro autista tienen una inteligencia de normal a alta: aprenden rápidamente y destacan en conocimientos. Al mismo tiempo, presentarán problemas para comunicarse y aplicar lo que saben en la vida cotidiana y/o adaptarse a las situaciones sociales. En cambio, otros niños con trastorno del espectro autista tienen dificultades para aprender y algunos tienen signos de inteligencia más baja de lo normal. 

Los niños autistas son niños como cualquier otro niño: algunos son más inteligentes en un aspecto que otros. Sin embargo, sus dificultades de comunicación y adaptativas refuerzan, tal vez, la percepción de lo negativo. 

Debido a la combinación única de síntomas en cada niño, la gravedad a veces puede ser difícil de determinar. Por lo general, se basa en el nivel de deficiencias y en cómo afectan la capacidad para funcionar.  A continuación, veremos síntomas de autismo, clasificados de acuerdo con integración y comunicación social por un lado y comportamiento general, por el otro.

 

 

3. ¿Cómo comienzan los síntomas de autismo?

El trastorno del espectro autista comienza en la primera infancia.  Los síntomas de autismo en los niños y niñas causan problemas de desenvolvimiento social: en la escuela y en la familia, por ejemplo. A menudo, muestran síntomas de autismo durante los primeros 12 meses de vida. Sin embargo, un número pequeño de niños pareciera desarrollarse normalmente durante el primer año y luego atraviesan un período de regresión en el comportamiento neurotípico (entre los 18 y los 24 meses de edad), cuando desarrollan síntomas de autismo.

Supongamos que tenemos un niño llamado Timo al que estamos observando. Su conducta no parece la típica de otros niños y niñas de su edad. ¿Cuáles son los aspectos destacados? Veámoslo a través de los siguientes ejemplos. 

Alta sensibilidad

Percepción atípica

Desconexión social

Atracción por la lógica

 

4. Niñ@s con neurodivergencia: síntomas de autismo en la primera infancia

Jugando solo
Estimulación de actividades musicales

Como se pudo ver en los videos de la sección anterior, las los síntomas de autismo son: contacto visual reducido, falta de respuesta a su nombre o indiferencia hacia las personas que lo rodean.

También se dan casos en los que l@s niñ@s se desarrollan normalmente durante los primeros meses, y repentinamente se vuelven retraídos, agresivos o pierden habilidades del lenguaje que habían adquirido. Los signos generalmente se observan a los 2 años.

En general, es necesario estar atentos al desarrollo del bebe durante la primera infancia, ya sea porque presente rasgos neurodivergentes o por cualquier otra divergencia en el desarrollo típico. 

 

5. Síntomas de niñ@s neurodivergentes: interacción y comunicación social

Un niño con trastorno del espectro autista puede tener problemas con la interacción social y las habilidades de comunicación, incluidos uno o varios de estos síntomas:

  • No responde a su nombre o parece no oírlo.
  • No quiere ser abrazado o abrazar.
  • Prefiere jugar solo, retirarse a su propio mundo.
  • Tiene poco contacto visual y carece de expresiones faciales emocionales.
  • No habla o tiene retraso en el habla (o pierde la capacidad adquirida de decir palabras u oraciones).
  • No puede iniciar o seguir una conversación.
  • Sólo inicia una conversación para pedir algo o etiquetar elementos.
  • Habla con un tono o ritmo no natural.
  • Repite palabras o frases textualmente, pero no entiende cómo usarlas.
  • Parece no entender preguntas o instrucciones simples.
  • No expresa emociones ni sentimientos.
  • Parece no darse cuenta de los sentimientos de los demás.
  • No comparte intereses ni objetos.
  • Actúa siendo pasivo, agresivo o disruptivo.
  • Tiene dificultad para reconocer lenguaje no verbal.

 

6. Síntomas de autismo en niñ@s: comportamiento

Un niño o una niña con trastorno del espectro autista puede tener patrones de comportamiento con estas características:

  • Movimientos repetitivos: mecerse, girar o mover los brazos arriba y abajo.
  • Actividades que pueden lastimarlo: morderse o golpearse la cabeza.
  • Tiene rutinas o rituales inamovibles y se enoja con el menor cambio.
  • Presenta problemas de coordinación: por ejemplo tropezar o caminar en puntas de pie.
  • Tiene un lenguaje corporal atípico: rígido o exagerado.
  • Le atraen detalles puntuales de un juguete pero no puede comprender la función general del objeto.
  • Hipersensibilidad: a la luz, al sonido, al tacto (puede ser indiferente al dolor o la temperatura).
  • No participa en juegos de imitación o de fantasía.
  • Se fija en algo con intensidad o concentración atípicas.
    Sintomas de autismo: Hipersensibilidad auditiva
    Los niños con autismo pueden presentar alta sensibilidad auditiva
  • Es muy especial con la comida: sólo come algunos alimentos y/o rechaza otros por su textura, olor o color.

Al madurar, algun@s niñ@s con espectro autista se involucran más socialmente y tienen menos alteraciones en el comportamiento neurotípico. Sin embargo, en otros casos, l@s niñ@s continúan teniendo dificultades con el lenguaje o las habilidades sociales. Por tanto,  la adolescencia podría traer peores conductas y/o problemas emocionales.

 

7. Síntomas de autismo: cuándo consultar

Si le preocupa algunas conductas en el desarrollo de su hij@ o sospecha que su hij@ puede tener un trastorno del espectro autista, hable con su médico. Los síntomas asociados con el trastorno podrían estar relacionados con otros trastornos del desarrollo diferentes. El pediatra podría recomendar pruebas para identificar si el niño o la niña tiene retrasos en las habilidades cognitivas, del lenguaje y sociales.

Para tener parámetros con los cuales tomar la decisión de consultar, podría guiarse por el siguiente listado de conductas no típicas, de acuerdo a edades (en meses). El listado es, obviamente, no exhaustivo:

  • No muestra sonrisa o expresión feliz: 6 meses
  • No imita sonidos ni expresiones faciales: 9 meses
  • No balbucea, ni imita sonidos del lenguaje: 12 meses
  • No hace gestos, como señalar o saludar: 14 meses
  • No dice palabras inteligibles:  16 meses
  • No juega a imitar o a fingir:  18 meses
  • No dice oraciones de al menos dos palabras unidas: 24 meses
  • Pierde habilidades lingüísticas o sociales a cualquier edad posterior.

 

Causas del autismo

 

1. Causas: lo que se conoce hasta ahora del TEA

El trastorno del espectro autista no tiene una causa única conocida. Posiblemente, sea multi-causal. En la consideración, tanto la genética como el medioambiente pueden influir.

  • Genética

Diferentes genes estarían involucrados en el trastorno del espectro autista. En algunos casos, podría estar asociado con un trastorno genético, como el síndrome de Rett o el síndrome de X frágil. En otros, las mutaciones genéticas podrían aumentar el riesgo de trastorno del espectro autista: algunas parecen heredarse, mientras que otras ocurren de forma espontánea. Otros genes pueden afectar el desarrollo cerebral o la forma en que se comunican las células del cerebro, o pueden influir en la mayor o menor gravedad de los síntomas.

 

  • Factores medioambientales que influyen en el autismo 

Se encuentra en desarrollo la investigación para determinar posibles causas medioambientales. Las infecciones virales, ciertos medicamentos, las complicaciones durante el embarazo, los contaminantes del aire podrían tener un papel en el desencadenamiento del trastorno del espectro autista. No hay vínculo conocido entre las vacunas y el trastorno del espectro autista

Disclaimer de la Tienda del Autista:

Una de las mayores controversias en el trastorno del espectro autista se centra en si existe o no un vínculo entre el trastorno y las vacunas infantiles. A pesar de una extensa investigación, ningún estudio confiable ha demostrado un vínculo entre el trastorno del espectro autista y alguna vacuna. El estudio original que encendió el debate hace años se ha retirado debido a un diseño deficiente y métodos de investigación cuestionables. Evitar las vacunas infantiles puede poner a su hijo y a otras personas en peligro de contraer y transmitir enfermedades graves, incluida la tuberculosis, el sarampión o las paperas.

  • Factores de riesgo

El número de niños diagnosticados con trastorno del espectro autista ha aumentado. No está claro si esto se debe a una mayor detección y notificación o un aumento real en el número de casos, o a una combinación de ambas situaciones.

  • Sexo: los varones tienen más probabilidades de desarrollar autismo que las niñas (4 veces más). 
  • Antecedentes: si hay un niño con trastorno del espectro autista existe un riesgo mayor de tener otro hijo con el trastorno. 
  • Otras afecciones: hay un riesgo mayor de desarrollar trastornos dentro del espectro si existen otras afecciones. Incluidos: el síndrome de X frágil, la esclerosis tuberosa y el síndrome de Rett.
  • Bebés muy prematuros: los nacidos antes de las 26 semanas de gestación pueden tener un mayor riesgo de trastorno del espectro autista.
  • Edades de los padres: aparentemente, habría una conexión entre los niños nacidos de padres mayores y el trastorno del espectro autist. De todos modos, no está determinada la vinculación causa-efecto.

 

2. Prevención del autismo y de sus complicaciones sociales

No hay forma (actualmente) de prevenir el trastorno del espectro autista, pero existen opciones de tratamiento. Si bien no existe una «cura» para el trastorno del espectro autista, el tratamiento temprano e intensivo puede marcar una gran diferencia en la vida de muchos niños. 

Estrés frente al entorno
El autismo no se cura, porque no es una enfermedad. Las dificultades que la persona pudiera encontrar, se pueden tratar con las herramientas adecuadas. Por supuesto, no es obstáculo para desarrollar una vida plena.

El diagnóstico y la intervención tempranos son de gran ayuda y pueden mejorar el comportamiento, las habilidades y el desarrollo del lenguaje. En cualquier caso, la intervención es siempre útil, sea a la edad que fuere. Aunque los niños generalmente no superen los síntomas del autismo, pueden aprender a funcionar bien.

Es necesario que el trabajo de la familia y los educadores tengan como objetivos ayudar a prevenir:

  • aislamiento social,
  • estrés familiar, 
  • bulling e
  • incapacidad de comunicación.

Al mismo tiempo y con el objetivo puesto en la edad adulta, es necesario prevenir problemas laborales futuros y la eventual incapacidad para vivir de modo independiente.

La Tienda del Autista ha procurado acompañar los distintos momentos de apoyo a los niños autistas, con productos que ayuden a prevenir o minimizar los síntomas. Nuestro objetivo es brindar a las familias todos aquellos productos que puedan facilitar la vida diaria a las personas con autismo y a su entorno.