Tips de comunicación

el autista prefiere la soledad

TIPS DE COMUNICACIÓN EN EL TEA

Tips de comunicación con una persona autista

 

1. Ideas iniciales

tips de Comunicación con personas con TEA
Es un desafío aprender un nuevo código para tener una comunicación bidireccional con una persona autista. Sin embargo, no es imposible si se conocen algunas técnicas.

Como se ha ha explicado en otro lugar del sitio de la Tienda, es necesario encontrar el modo de establecer una comunicación bidireccional entre personas dentro del espectro y fuera del mismo.

Algunos tips de comunicación, pueden ayudarte de manera más efectiva. Finalmente, el objetivo será siempre comunicarte mejor con una persona autista, ya sea tu hijo, alumno, colega o amigo.

 

 

 

2. Obtener y mantener su atención

El primer desafío será obtener la atención de la persona con autismo. Posiblemente no logres contacto visual. Usualmente, estará dentro de su propio mundo, en una actividad personal. ¿Cómo hacer para capar la atención? Acá van algunos tips de comunicación, para la etapa de obtención de atención.

  • Utiliza siempre su nombre al principio para que sepan que estás hablando con él/ella.
  • Asegúrate de que esté prestando atención, antes de hacer una pregunta o dar una instrucción. Obviamente, las señales de que está prestando atención serán diferentes para diferentes personas.
  • Utiliza sus pasatiempos e intereses, o la actividad que está realizando actualmente, para involucrarlo/a (de esto se habló a fondo en el artículo de juegos) a través de un plano ascendente. 

 

3. Procesamiento de la información

Una persona autista puede tener dificultades para filtrar la información menos importante. Por tanto, si hay demasiada información, puede provocar una «sobrecarga», donde no se puede procesar más datos.

Por tanto, algunos tips de comunicación para ayudar en esta etapa son:

  • Di menos y dilo despacio. No utilices párrafos oracionales extensos. 
  • Sé sobrio en el lenguaje. Para eso, utiliza palabras clave específicas, repitiéndolas y enfatizándolas.
  • Haz una pausa entre palabras y frases para darle tiempo a la persona para procesar lo que le has dicho.
  • Dale tiempo y la oportunidad de pensar en una respuesta. No lo «atosigues».
  • Haz la menor cantidad de preguntas directas. Pregunta poco y de modo indirecto.
  • Usa poca comunicación no verbal (contacto visual, expresiones faciales, gestos, lenguaje corporal).
  • Utiliza soportes visuales (símbolos, horarios, historias sociales) si es apropiado.
  • Ten en cuenta los sonidos del entorno en el que se encuentra. Las diferencias sensoriales pueden afectar la cantidad de datos que puede procesar.

 

4. Ser conscientes del manejo de preguntas abiertas

Preguntas en el trastorno del espectro autista
Manejar el tema de las preguntas en la comunicación con una persona dentro del TEA, es una habilidad particular. Se tienen que considerar las preguntas abiertas o cerradas, las directas o indirectas, las opciones, etc.

En el párrafo anterior, se dijo que se evitaran el exceso de preguntas directas. Habitualmente, l@ estresarán y no tendrá tiempo de procesar la información. Por otro lado, es necesario tener en cuenta que la tendencia de hacer preguntas con varias respuestas o interpretaciones es -definitivamente- muy mala idea. Algunos tips de comunicación que tienen que ver el manejo de esta tendencia:

  • Mantén las preguntas muy  breves y uni-direccionales.
  • Haz solo las preguntas más necesarias. Jamás proyectes la frustración en una multiplicación de preguntas.
  • Estructura tus preguntas. Por ejemplo, podrías ofrecer 2 opciones de respuesta.
  • Sé específico. Por ejemplo, pregunta: «¿Te gustó tu almuerzo?» o «¿Disfrutaste de las matemáticas?» en lugar de «¿Cómo estuvo tu día?».

 

5. Otros tips de comunicación

Formas de pedir ayuda: si es apropiado, dé a las personas autistas una tarjeta de ayuda visual para que la utilicen y pidan ayuda.

Sé siempre muy claro: evite el uso de ironía, sarcasmo, lenguaje figurado, preguntas retóricas, modismos o exageraciones. Obviamente, las personas dentro del espectro autista pueden tomarlos literalmente. Si los usas, explica lo que has dicho y sé claro sobre lo que realmente quieres decir.

Comportamiento angustiado: utiliza algún texto sobre comportamiento, para averiguar si el comportamiento es una forma de decirle algo. Recuerda que la persona con TEA no tiene el mismo código de comunicación que tú.

Negativas: ofrece otras formas de expresar «no» o «parar» o «detente», etc. 

 

6. Reacciones posibles ante tu «no»

Por la dificultad de procesa el lenguaje no verbal y el hábito de evitar el contacto visual, puede ser difícil decirle a una persona con TEA que no. Sin embargo, es necesario poner los límites cuando sean necesarios. En definitiva, igual que en el caso de los niños fuera del espectro, será sano que que reciban el «no» cuando la ocasión lo amerita. Ahora bien, será interesante tener en cuenta estos tips de comunicación, al negarle algo en lo que ha puesto su interés.

  • Las personas autistas pueden estar confundidas acerca de por qué dices que NO. Si es una actividad que pueden realizar más tarde ese día o esa semana, intenta mostrarla en un horario.
  • Intenta usar una palabra o símbolo diferente, que exprese negación.
  • «No» se utiliza a menudo cuando alguien se pone a sí mismo o a otros en peligro.  Por tanto, si se trata de un problema de seguridad, busca formas de explicar el peligro y la seguridad antes de decir que NO..
  • Si dices «NO» porque se está comportando de manera inapropiada, trata de manejar tu reacción. Intenta no gritar ni manifestar demasiada atención o intensidad.  Una reacción tranquila puede ayudar a disminuir este comportamiento a tiempo.
  • Establece límites claros y explica por qué y dónde es aceptable y no aceptable comportarse de cierta manera.

Problemas de comunicación en el autismo

Expresión no verbal

COMUNICACIÓN EN EL AUTISMO

El autismo y el problema de la comunicación

Las personas con autismo tienen problemas de comunicación. A menudo les resulta difícil mantener conversaciones o captar señales sociales. Algunas personas con autismo pueden no hablar en absoluto. Sin embargo, otras pueden hablar muy bien. De todos modos, TODAS tendrán desafíos que superar para hacer amigos y comunicarse socialmente. Hay un artículo específico sobre las relaciones interpersonales, dentro de nuestro sitio. En él se toca el tema de la comunicación en el autismo, de modo práctico. 

 

1. ¿Qué tipo de problemas de comunicación encuentran?

La comunicación social es la dificultad más común en las personas con autismo, como se señaló en otro artículo. Generalmente, somos conscientes de que las personas en el espectro autista enfrentan desafíos en la incorporación de habilidades verbales, incluida la gramática, el uso correcto de los pronombres y la respuesta cuando se les habla.

Comunicación en el autismo: Expresión facial
Los rostros sin expresión y que no miran directo a la cara, son elementos de detección temprana del TEA

Además, con relación a la comunicación no verbal, su dificultad reside en interpretar e incorporar las expresiones faciales y el ritmo del habla.

Todo esto, puede explicar lo que otros perciben como «incomodidad» en la comunicación con las personas con autismo. Se sabe que la comunicación necesita un código compartido para producirse como fenómeno socio-lingüístico. En consecuencia, si a una de las dos partes le es difícil incorporar el código, la comunicación también se vuelve más difícil o imposible.

 

2. Pragmática y prosodia

Como ocurre con tantas características del autismo, existe una enorme variabilidad de una persona a otra. Aún así, se destacan los problemas con dos aspectos de la comunicación: la pragmática y la prosodia.

a. Pragmática y autismo

La pragmática o pragmalingüística es una rama de la lingüística, que estudia el modo en que el contexto influye en la interpretación del significado.

Las personas con TEA presentar problemas de pragmática en el uso del lenguaje en situaciones sociales. Por ejemplo, ser capaz de permanecer en el tema que se está tratando.

comunicación verbal
Hablar por turnos y seguir el hilo de una conversación, es una habilidad que presenta una gran desafío.

Asimismo, el hablar por turnos en una conversación, hacer las preguntas apropiadas y usar un tono de voz adecuado para el entorno son desafíos importantes. Muchas terapias para el autismo incorporan entrenamiento explícito en estas habilidades comunicacionales.

 

b. Prosodia y autismo

La prosodia -desde el punto de vista académico-  es una rama de la lingüística que analiza y representa formalmente aquellos elementos de la expresión oral tales como el acento, los tonos y la entonación. Se refiere al ritmo del habla y abarca aspectos de la comunicación verbal y no verbal.

Por eso, llevada a las palabras habladas y las pausas entre las palabras, al ritmo y a la entonación, la prosodia tiene múltiples funciones. Por ejemplo, el tono ascendente, por ejemplo, indica que se hace una pregunta. Otro ejemplo, la prosodia también comunica emoción: la pregunta «¿Qué quieres decir?» … puede ser positiva, negativa o neutral . Por tanto, según sea cómo se hable, es la prosodia la que alerta al oyente de la diferencia entre una frase y otra, ambas idénticas.

Los problemas con la prosodia pueden variar. Algunas personas hablan en un tono monótono, mientras que otras exageran los tonos altos y bajos de manera tan dramática que los oyentes encuentran su discurso antinatural.

 

3. Autismo y comunicación bidireccional

comunicación no verbal
Un desafío que la persona con TEA entienda la importancia de la comunicación no verbal y pueda decodificarla.

La comunicación entre personas con y sin autismo es un problema bidireccional. Las personas en el espectro tienen serios desafíos de comunicación que abordar. Al mismo tiempo, sus compañeros de conversación -fuera del espectro- podrían hacer mucho para resolverlos. Es necesario desarrollar estrategias de encuentro a mitad de camino: aceptar las diferencias en la forma en que se expresan.

En definitiva, entendiendo que la comunicación exige un código compartido, será necesario para las dos partes hacer un esfuerzo para incorporar el código de la otra.

Hay un concepto equivocado acerca de que las personas autistas «no les interesa comunicarse». En algunos casos, es verdad. Sin embargo, tendríamos que decir que no lo van a hacer de acuerdo con el código fuera del autismo. El que no entendamos su modo de comunicar, no implica que el mensaje sea inexistente.

Los pictogramas para autistas

Secuencia

AUTISMO: USO DE PICTOGRAMAS

Concepto de Pictogramas para autistas

Uso de imágenes para comunicación de personas con TEA

 

¿Qué son los soportes visuales?

Un apoyo visual se refiere al uso de una imagen u otro elemento visual para comunicarse con una persona que tiene dificultades en el uso del lenguaje. Los pictogramas para autistas son un tipo de soportes visuales.

 

Pictogramas para autistas
Los pictogramas acompañan la comunicación visual en espacios públicos de modo habitual

Los soportes visuales se usan en todas las instancias de comunicación visual de modo ordinario en plantas industriales, vía pública, empresas, etc.

Los pictogramas para autistas pueden ser fotografías, dibujos, objetos, palabras escritas o listas. Las investigaciones han demostrado que los pictogramas funcionan muy bien como una forma de comunicarse.

Los apoyos visuales se utilizan con niños que tienen trastornos del espectro autista (TEA) con dos propósitos principales:

  • Ayudar a los padres a comunicarse mejor con sus hijos 
  • Ayudar a sus hijos a comunicarse mejor con los demás.


Los soportes visuales para niños con autismo se pueden utilizar con personas de cualquier edad, aunque nos vamos a centrar más especialmente en los pequeños. Además, los cuidadores, terapeutas, profesores, etc. que no sean los padres pueden -y a veces deben- utilizar los apoyos visuales.

 

¿Por qué son importantes los pictogramas para niños con autismo?

Las principales características del TEA son los desafíos para interactuar socialmente, usar el lenguaje. Otras veces, los desafíos se refieren a tener intereses limitados o comportamientos repetitivos. Los soportes visuales ayudan en las tres áreas mencionadas.

  1. En primer lugar, es posible que los niños con autismo no comprendan las señales sociales cuando interactúan con otros en las actividades diarias. Puede, también, que no comprendan lo social, las expectativas, como cómo iniciar una conversación. Además, pueden no saber cómo responder cuando otros adoptan códigos sociales o cómo cambiar el comportamiento basándose en reglas sociales tácitas. Los apoyos visuales pueden ayudar a enseñar habilidades sociales y ayudar a los niños con TEA a usarlas por su cuenta en situaciones sociales.

pizarra con pictograma2. En segundo lugar, los niños con TEA a menudo tienen dificultades para comprender y seguir instrucciones habladas. Es posible que no puedan expresar bien lo que quieren o necesitan. Las imágenes pueden ayudar a los padres a comprender lo que esperan. Por tanto, se disminuye la frustración y se puede ayudar a disminuir los problemas de conducta que resultan de la dificultad para comunicarse. Las pictogramas para niños autistas pueden promover formas apropiadas y positivas de comunicarse.

3. Finalmente, algunos niños con TEA se estresan o se portan mal cuando sus rutinas cambian o se encuentran en situaciones desconocidas. Las imágenes pueden ayudarlos a comprender qué esperar y muy especialmente, qué sucederá a continuación. Por tanto, ayudan a reducir la ansiedad. Los pictogramas pueden ayudarlos a prestar atención a los detalles importantes y ayudarlos a hacer frente al cambio.

 

Práctica con pictogramas para niños autistas

❏  Pictograma PRIMERO – DESPUÉS


Un tablero Primero-Después es una muestra visual de algo que su hijo esperaría que suceda después de completar una tarea que no le gusta. Si crees que pueden estallar comportamientos desafiantes, comienza por presentar la tabla Primero-Después para una tarea que su hijo suele completar de buena gana y con éxito.

Después, puedes probarla con una tarea que no le gusta, seguida por una que sí le gusta. Una vez que conoce la rutina del Primero-Después, posiblemente acepte con tranquilidad la sucesión de tareas.

Si los comportamientos desafiantes se vuelven más difíciles de controlar, puede ser apropiado considerar la consulta con un profesional para abordar estos comportamientos específicamente.

 

¿Cómo enseño y utilizo la secuencia con soportes visuales?

Decide qué tarea quieres que tu hijo complete primero (lo que va en el cuadro «primero») y el elemento o actividad preferida (lo que va en el cuadro «después») que su hijo puede realizar inmediatamente después de que termine la «primera» tarea. Este artículo / actividad preferida debe ser lo suficientemente motivador para aumentar la probabilidad de que tu hijo siga tus instrucciones.

cronograma actividadesColoca las imágenes en la pizarra (por ejemplo, fotos, dibujos, palabras escritas) que representen la actividad que identificó. Presenta la pizarra al niño con una breve instrucción verbal. Trata de usar la menor cantidad de palabras posible.

Por ejemplo, antes de comenzar la «primera» tarea, di: «Primero, ponte los zapatos y luego la hamaca». Si es necesario, consulta la pizarra mientras tu hijo realiza la tarea. Por ejemplo, di «Un zapato más, luego la hamaca» cuando tu hijo casi haya terminado.

Cuando se complete la «primera» tarea, vuelve a consultar la pizarra. Por ejemplo, di «¡Ya terminaste de ponerte los zapatos, ahora a hamacarse!» y proporciona inmediatamente el objeto o la actividad de refuerzo preferidos.

Para enseñar a los niños con TEA el valor de la tabla Primero-Después, debes darles la actividad o elemento de refuerzo después de que completen la «primera» tarea. De lo contrario, es posible que tu hijo ya no confíe en la pizarra la próxima vez que la use.

 

¿Para qué es útil este pictograma?

Una tabla Primero-Después es útil para enseñar a los niños con TEA a seguir instrucciones y aprender nuevas habilidades. La unión de los pictogramas Primero-Después los motiva a realizar actividades que no les gustan y les aclara cuándo pueden hacer lo que les gusta. Un pizarrón o pizarra Primero-Después sienta las bases del lenguaje necesarias para completar instrucciones y actividades de varios pasos y para usar sistemas visuales más complejos.


❏ Pictograma HORARIO VISUAL

Pictograma de actividadesUn horario visual es una representación visual de lo que sucederá durante el día o dentro de una tarea o actividad.


¿Cuándo es útil el horario?

Un horario visual es útil para desglosar una tarea que
tiene varios pasos. Se utiliza para garantizar la enseñanza y el cumplimiento de esos pasos en sucesión cronológica.

También es útil para disminuir la ansiedad y la rigidez que rodean las transiciones; sirve para predecir cuándo ocurrirán ciertas actividades durante el día o parte del día.


¿Cómo enseño y utilizo la secuencia?

Inicialmente, enseñar a secuenciar actividades mediante el uso de un tablero Primero-Una vez que su hijo comprenda el concepto, puede desarrollar un programa más complejo para una serie de actividades durante el día.

Secuencia de pictogramas
Se puede trabajar con pictogramas muy simples, mientras esté clara la idea que transmiten.

Decide las actividades que incluirás en el programa. Elige actividades que realmente sucederán en ese orden en particular. Intenta mezclar las actividades preferidas con las no preferidas.

Pon en el programa las imágenes (por ejemplo, fotos, dibujos, palabras escritas) que muestren las actividades que ha identificado. El horario puede ser portátil, por ejemplo, en una carpeta o portapapeles, o puede fijarse a un lugar permanente, como un refrigerador o una pared.

Tu hijo debería poder ver el horario antes de comenzar la primera actividad del horario. Debe seguir siendo visible para su hijo durante el resto de las actividades.

Cuando sea el momento de que ocurra una actividad en el horario, da a tu hijo una breve indicación verbal:  «Mira el horario». Esto ayuda a tu hijo a prestar atención cuando comienza la siguiente actividad.

Al principio, es posible que debas guiar físicamente a tu hijo para verificar el horario (por ejemplo, guiarlo suavemente por los hombros y pedirle a tu hijo que señale la siguiente actividad en el horario). Puedes disminuir gradualmente las indicaciones físicas a medida que tu hijo comienza a usar el horario de manera más independiente.

Cuando termine una tarea, indícale a tu hijo que revise el horario nuevamente, usando el procedimiento descrito anteriormente, y pase a la siguiente actividad.

 

¿Qué pasa si ocurren comportamientos desafiantes?

Elogia y refuerza positivamente a tu hijo por seguir el horario y por hacer la transición y completar las actividades en el horario. Puede ser útil usar un temporizador que su hijo pueda escuchar para aclarar los tiempos de transición.

Mantén su enfoque en la tarea en lugar de en el comportamiento. Luego, haz la transición a la siguiente actividad según lo comunique el programa. El punto será el horario y no la conducta.

Si se prevé que pueden ocurrir comportamientos rebeldes, comienza por introducir el horario visual durante las tareas que tu hijo suele completar de buena gana y con éxito. Si los comportamientos desafiantes se vuelven más difíciles de controlar, puede ser apropiado considerar la consulta a un profesional



❏ Configuración visual de parámetros

¿Qué es la configuración de parámetros?

Establecer límites a la conducta. Para ello, el uso de elementos visuales que muestran límites claros en torno a elementos o actividades. Del mismo modo, para comunicar comportamientos básicos deseados, como esperar.


¿Cuándo es útil la visualización de parámetros?

Es útil para comunicar los límites que son parte de una actividad y que pueden parecer confusos para tu hijo.

Veamos algunos ejemplos de situaciones en las que esto podría resultar útil. Comunica los límites físicos de un área o actividad, por ejemplo; usa una señal de «alto» para marcar dónde detenerse en el patio. O muestra la cantidad de una comida o actividad disponible antes de que desaparezca.

Pictograma de Estudiar
Un pictograma que muestre a un niño estudiando en el escritorio, señalará la hora de hacer las tareas.

Por ejemplo, coloca una imagen «no disponible» en la computadora cuando no sea el momento de jugar en la computadora. O coloca fotografías de 3 cajas de jugo en el refrigerador y retira o cubra una cada vez.


¿Cómo enseño y uso los límites visuales?

Empieza a enseñar el uso de estos elementos visuales en situaciones que tengan parámetros claros, definidos y breves. A medida que tu hijo comprenda mejor estos elementos visuales, aumenta gradualmente su uso en actividades. De a poco, úsalo por un plazo más largo y con parámetros más abstractos.

Ejemplos

  • Límites físicos: coloca lo visual en límites físicos que ya estén definidos (por ejemplo, una puerta) y míralo cuando se siga la regla. Por ejemplo, cuando tu hijo se pare en la puerta, señala el pictograma de alto y diga «Detente». Elogia o refuerza el cumplimiento de este parámetro. Después de haber enseñado el concepto, usa la misma imagen durante otras actividades o en otros entornos donde se necesita el mismo límite pero no es tan claro, como una señal de «Alto» en el patio de recreo.
  • Disponibilidad limitada: decide la cantidad de veces o el período de tiempo que la comida o la actividad estará disponible. Indica que a través de la imagen, por ejemplo, 3 imágenes de una caja de jugo
    Pictograma taza
    Una taza de chocolate caliente que le guste, señalará el comienzo de un tarea agradable, por ejemplo
    en el refrigerador para indicar que 3 cajas de jugo están permitidas ese día. Después de que se haya utilizado o realizado una actividad, muestra el cambio usando la imagen (por ejemplo, tacha o elimina una de las imágenes de la caja de jugo). Cuando el artículo ya no esté disponible, use el objeto visual para mostrarlo. Por ejemplo, enséñele a su hijo que no hay más imágenes de jugo en el refrigerador o después de que haya usado la pequeña.
  • Esperar: comienza presentando el símbolo de «esperar» durante un período de tiempo muy breve antes de que tu hijo pueda tener su comida o actividad preferida. Puede ser útil unir el uso del símbolo «esperar» con otra cosa. Haz que tu hijo cambie la tarjeta de «espera» por la comida o la actividad. Por ejemplo, cuando su hijo le pida un bocadillo, entrega la tarjeta de «espera», programa el cronómetro en 10 segundos y luego felicítalo por la espera y cambie el bocadillo por la tarjeta de «espera».

A medida que tu hijo aprenda a usar elementos visuales o los llamados pictogramas para autistas a fin de establecer parámetros, aumenta gradualmente el tiempo o la cantidad de situaciones en las debe esperar.

 

¿Qué pasa si se rebela ante la configuración visual de límites?

Si crees que pueden ocurrir comportamientos desafiantes, introduce los pictogramas en situaciones menos difíciles o comienza con expectativas simples.

Si ocurren problemas de comportamiento, sé coherente con los parámetros que has establecido. Concéntrate en elogiar cualquier aspecto de los parámetros que se están siguiendo. Evita cambiar el enfoque hacia los comportamientos rebeldes.

El uso de apoyos o soportes visuales puede ayudarte a tí, a tu familia y a su hijo con TEA a comunicarse y manejar las actividades diarias de manera positiva.

 

Recuerda: los pictogramas  para autistas suelen ser muy útiles y una gran herramienta. Todo el tiempo y la paciencia que inviertas en los primeros intentos, es tiempo ahorrado a futuro. Y le aseguras tranquilidad y previsibilidad a tu hijo, que tanto lo necesita.

 

Dentro de la Tienda, puedes encontrar tanto pictogramas para autistas como otras herramientas de acompañamiento y aprendizaje.