Bones

AUTISMO EN LA SERIE BONES

Bones: Temperance con TEA

Dr. Temperance Bones Brennan, sin diagnóstico, pero obviamente dentro del espectro

 

Bones comenzó su primera temporada en 2005 y terminó con la temporada 12 en el 2017. En 2013, una crítica hecha a Bones (Emily Deschanel ) por una escritora se titulaba:

«Finally, a realistic autistic character on television»

(Al fin, un personaje autista realista en televisión)

 

Cuatro años después, otra crítica, esta vez escrita por una periodista, diagnosticada con autismo, decía:

Cuando Bones, un drama criminal forense que termina su duodécima temporada hoy con un final de serie, se estrenó en 2005, 12 años antes de que me diagnosticaran el trastorno del espectro autista (TEA), muchas personas, incluida mi madre, me dijeron cuánto les recordó al personaje principal, Dr. Temperance Brennan, también conocido como «Bones».

 

¿Cómo se armó el personaje de Brennan?

Patogista. mujer y aperreeEl creador de «Bones», Hart Hanson, dice que basó a Brennan en parte en un amigo con Asperger. Lo cierto es que el drama policial televisivo se basa -no muy estrictamente- en la en la vida de la antropóloga forense y escritora de éxito Kathy Reichs.. Y, realmente, no se dice en ningún momento que Temperance Brennan sea autista. No se habla de diagnóstico. Sin embargo, es claro para todos los espectadores que su comportamiento va diciendo «soy, pero lo tienen que adivinar los espectadores». ¿Por qué? Pues bien, esto lo explica el mismo Hanson durante una entrevista:

«Si estuviéramos en cable, habríamos dicho desde el principio que Brennan tiene Asperger. En cambio, al ser de FOX, decidimos no etiquetar al personaje principal, para bien o para mal. Pero esos elementos están ahí».

Aparentemente, las necesidades de Fox de conseguir una audiencia lo más grande posible significaban que no podía salir una serie que dijera eso: que la protagonista tenía autismo.

Actualmente, el mismo hecho de representar una mujer con Asperger en la serie, sería resaltado. Allí estaría uno de sus principales atractivos. Pero, allá en el 2005, aún estábamos con miedo a decirlo en pantalla y perder audiencia. 

 

¿Qué dice Dr. Temperance de sí misma?

Estamos en el episodio 2 de la temporada 8 (The Partners in the Divorce – Los socios en el divorcio).

Dr. Temperance Brennan - protagonista de Bones y Autista
La Dra. Brennan es antropóloga forense en Washington DC. Ella y un agente del FBI llamado Seeley Booth (David Boreanaz) resuelven asesinatos juntos. Temperance Brennan se comporta de un modo poco común.

Brennan acababa de regresar para restaurar su buen nombre. Y su relación con Booth era … tensa, por decirlo de algún modo. La tensión aumenta a lo largo del episodio, y Temperance es consciente de que tanto ella como Booth están en ascuas. En cierto momento, en el laboratorio, ella y Booth tienen una conversación. Finalmente, se dan un beso en la mejilla, y Booth se va. Brennan piensa que ahora todo ha vuelto a la normalidad. Le habían dicho que, normalmente, cuando las personas son tan amables en una conversación significa que las cosas van a ir hacia cualquier lado. Cuando Brennan llega tarde a casa esa noche, las cosas no están bien. Ella manifiesta -porque sabe que algo anda mal- casi llorando: «Algo en mí no funciona«. La percepción de su propia incapacidad comunicacional.

Al principio de la serie, en la temporada 1, cuando Bones va con Booth para interrogar a las familias de las víctimas, a menudo es directa y sin tacto. Los familiares oyen cómo les cuenta con total naturalidad que sus seres queridos han sido objeto de horribles asesinatos. Temperance Brennan

Y mucho más avanzadas las temporadas, en la 12, fallece el padre de Bones. Cuando Angela Montenegro, la mejor amiga de Bones, la ve por primera vez después de su muerte, ella le pregunta: «¿Cómo estás?». Bones responde: «No sé cómo responder a eso».

En ambos casos, tanto ante la situación ajena como ante la propia, la protagonista le importa lo que ha pasado. El tema pasa por la incapacidad de llevar eso a la comunicación.

 

Desde la realidad del autismo a la ficción

Retomamos el comentario de la periodista mencionado previamente. Allí se refiere al comentario hecho por el creador de la serie y la decisión de no mencionar el Asperger en el programa. 

En una entrevista, Hart Hansen, el creador del programa, admitió que basó a Bones en un amigo con síndrome de Asperger (que ahora se diagnostica como TEA). Pero, según él, Fox nunca salió y dijo esto porque la cadena de transmisión esperaba que el programa atrajera a una audiencia más amplia. Deschanel también ha dicho que su «personaje casi tiene el síndrome de Asperger». (…) Si los programas de televisión populares que retratan personajes muy agradables con rasgos autistas (como Bones o Sheldon Cooper en The Big Bang Theory) también estuvieran dispuestos a diagnosticarlos, podrían ayudar a desestigmatizar el autismo al reconocer que estos personajes están en el espectro. (…) Pero ahora que Bones está terminando, la televisión necesita más modelos a seguir como ella. Para desestigmatizar el autismo, necesitamos ver a mujeres que están en el espectro.  Especialmente aquellas que -sin saberlo- ocultaron su autismo, como hice yo.

 

Por qué callar en la ficción

En este artículo, hemos querido presentar lo que nos parece, quizá, la mayor debilidad de la serie. Que, por otro lado, ha sido un éxito. Eso, sin dudas. 

Bones es un modelo importante para las mujeres en el espectro porque mucha gente asume que el autismo, especialmente en el extremo superior del espectro, es un Temperance Brennan, Autista y protagonista de Bonestrastorno masculino.  Debido a que el autismo a menudo se expresa de manera diferente en las mujeres que en los hombres, muchas mujeres no son diagnosticadas. A veces, y peor aún, son diagnosticadas erróneamente. Posiblemente, las mujeres son mejores para enmascarar sus rasgos autistas, especialmente su dificultad con la comunicación social, en comparación con los hombres del espectro.

Sin embargo, la serie eligió no decir que se había basado en los rasgos reales de Asperger para construir su personaje. También, eligió que la protagonista no fuera diagnosticada en las 12 temporadas (12 años) que duró la serie en el aire. Y, eso, es un enorme error de percepción. Porque la sociedad pide verdad. Y la verdad es que el TEA es parte de la diversidad de nuestras vidas. Entendemos que en el año 2005 tal vez no había tanta sensibilidad hacia el tema. Por otro lado, creemos que hubo tiempo en los 12 años subsiguientes para enmendar el error. Y se eligió no hacerlo. 

Creemos que la serie vale la pena verla. Pero, también, pensamos que se necesitan decir estas cosas. Claras y fuertes. 

 

 

 

 

Amor en el espectro

Amor en el TEA

100% AUTISTA: AMOR EN EL ESPECTRO

El amor en el espectro autista

La búsqueda del amor, encuentros y desencuentros, en el autismo

 

Este estreno de 2020, viene con una carga particular: el amor, en el espectro autistas. Realmente, es difícil hacer una crítica a la docu-serie australiana, Love on the Spectrum, Amor en el espectro, estrenada en 2020. Dentro del sitio de la Tienda del Autista, dedicamos una artículo a un aspecto de las Relaciones Interpersonales, el entendimiento del mensaje. Allí, a partir de una escena de la serie, explicábamos la necesidad de utilizar herramientas visuales para explicar el sentido de las palabras dichas en la pareja.

Decimos que es difícil escribir sobre esta serie, justamente porque no es ficción. Por eso, no se trata de analizar si una actuación es más o menos acertada. Tampoco, si las tomas de la cámara son especialmente virtuosas o no. Estamos lidiando con la vida real. Además, aunque en algunos sitios se la presenta como un Reality Show, creemos que es más correcta otra denominación. La palabra española Telerrealidad puede estar más cercana. Porque, Amor en el Espectro no es un «espectáculo», es realidad pura y dura.

Una amiga de la Tienda, madre de 3 adolescentes con TEA, nos comentó sobre la serie: «¡qué duro!». Duro en el sentido de crudo. Así, lo tenemos que tomar. Esto es lo que es. Pasa. Se vive, disfruta o sufre. Como cualquier persona, eso sí. Pero, lo que pasa es que toda la codificación del amor pareciera estar hecha para «fuera del espectro». El amor en el espectro es una realidad que tiene que vérselas con sus propias reglas. 

 

 

Amor en el espectro
Todos queremos, necesitamos ser aceptados, pero sin renunciar demasiado a lo que somos.  Vemos a sus protagonistas de Amor en el Espectro lidiando con el problema universal de la búsqueda del amor, compleja para todos, pero posible sin obviar su dificultad.

 

Historia de autismo y amor

Las historias sobre el autismo y el amor rara vez han cumplido esa promesa en el pasado. Pero Love on the Spectrum tiene el potencial de abrir mentes, fomentar una empatía genuina por sus estrellas y tal vez incluso despertar interés en historias más autistas. La serie permite que sean sus protagonistas autistas quienes hablen. Por tanto, ellos mismos guían las historias.

Amor en el espectro
Jodi Rodgers y Michael

Así, los espectadores puedan, eventualmente,  llegar a conocerlos como personas: con sus pensamientos, deseos y necesidades individuales. Esto puede parecer básico para los no iniciados, pero todavía es dolorosamente poco común que las personas autistas vean indicios de «realidades reales» en la pantalla.

Amor en el Espectro presenta una mirada benigna y sin prejuicios. Versa sobre expectativas, fracasos y triunfos de diferentes individuos en el espectro. Algunos ya han encontrado el amor y están afrontando los desafíos de las relaciones a largo plazo y los grandes cambios de vida. La mayoría todavía están empezando la búsqueda.

 

Cómo se explica en la serie el autismo para los «no autistas»

De vez en cuando, Jodi Rogers, una experta en relaciones que trabaja con personas autistas, aparece para ofrecer consejos. Una voz nos explica conceptos generales, en un esfuerzo por proporcionar un mejor contexto.

Amor en el espectro
Olivia Sharpe – La voz

Sin embargo, a quien hay que reconocerle el mérito es a Olivia. Ella vive y ama su profesión, el teatro. Súper-consciente de sí misma, tiene mucha experiencia tratando de explicar el autismo a otras personas. Y lo hace también en el programa.

En algunos aspectos se puede decir que carece de una estructura fija. No se sabe qué esperar. Algunos momentos pueden ser considerados embarazosos para los protagonistas. Posiblemente, en la búsqueda del desenfado y la naturalidad, se avanza algo más de lo deseado sobre la intimidad de las personas. Sin embargo, no cabe duda de que es una serie en busca de la integración positiva del TEA la sociedad. 

Claramente, el objetivo de esta serie NO es hacer que los espectadores sientan lástima por las personas autistas. Sin embargo, da la posibilidad de que sientan empatía hacia las personas con TEA. Simplemente, comprender las dificultades que enfrentan todos los días en el camino de construir una pareja. Es una serie divertida y romántica. Ojalá tengamos muchas como ésta en el futuro. A medida que se hagan más, irán puliendo ciertas aristas que da la inexperiencia.