Terapia de integración auditiva

Guy Bernard

AUTISMO Y TERAPIA DE INTEGRACIÓN AUDITIVA

La terapia de integración auditiva para el TEA

 

¿Qué es la terapia de integración auditiva?

Terapia de integración auditiva
En el caso de la audición, especialmente cuando hablamos de la sensibilidad auditiva en niños, si percibimos los sonidos y los procesamos de forma incorrecta, esto genera un retraso en las señales cerebrales provocando dificultades del aprendizaje.

La terapia de integración auditiva es un programa educativo de música destinado a ayudar a niños y adultos con TEA a tener éxito en la interacción social y la capacidad de aprendizaje.

La terapia fue desarrollada por el otorrinolaringólogo francés Guy Berard y se basó en el trabajo de su predecesor, Alfred Tomatis.

Inicialmente,  se buscó rehabilitar trastornos del sistema auditivo, como la pérdida auditiva o la distorsión auditiva (hipersensible, hiposensible o asimétrica).

A menudo, se usa también para personas que tienen déficit de atención dispersa (TDA), déficit de atención dispersa e hiperactividad (TDAH) y dislexia.

Las anomalías sensoriales auditivas pueden afectar muchos aspectos de la vida cotidiana normal. En especial, el comportamiento, la hipersensibilidad a los ruidos, la interacción social, el aprendizaje del habla y el lenguaje. Por tanto, los profesionales y padres que buscan remediar problemas del habla o del lenguaje, pueden utilizar las terapias de integración auditiva.

 

Terapia de integración auditiva y música

terapia
La musicoterapia ha sido utilizada en los últimos años como una herramienta terapéutica que ha permitido establecer una nueva forma de interrelación entre el paciente y el terapeuta, especialmente en casos de niños con trastorno del espectro autista.

En primer lugar, es necesario aclarar que terapia de integración auditiva no es lo mismo que la musicoterapia. Sin embargo, tienen varios puntos en común. Los efectos beneficiosos de la música en gran cantidad de tratamientos son bien conocidos. La diferencia es que en la terapia de integración el objetivo está puesto en la percepción del sonido específicamente.

 

¿Cómo se desarrolla?

El sonido modulado y filtrado se reproduce a través de auriculares de alta calidad. El programa ejercita y educa al oyente a través del sistema auditivo. Por tanto, el objetivo es promover la audición normal y el bienestar social y educativo.

Durante el tratamiento, el paciente usa audífonos y escucha música modificada electrónicamente a lo largo de varias sesiones. Existen varios métodos, incluyendo los llamados Tomatis y Berard.

Se utilizan frecuencias filtradas y moduladas que están incrustadas en música agradable. En consecuencia, se re-entrena el sistema auditivo y se normaliza la forma por la cual el cerebro procesa sonidos. Parece muy probable que, si un niño con autismo pudiera escuchar y procesar sonidos con mayor precisión, podría entender y hablar con mayor precisión y claridad. De ese modo, mejora muchas áreas relacionadas, como las habilidades sociales, la competencia emocional y la capacidad de comunicación social.

El programa Berard se basa en la teoría de que el uso de música modulada electrónicamente y selectivamente filtrada capacita al oído y al sistema auditivo para que funcione correctamente.

 

¿Quiénes son los posibles candidatos?

terapia auditiva
La terapia de integración auditiva (Auditory Integration Therapy o AIT), a veces llamada terapia del sonido (Sound Therapy), se usa con frecuencia para tratar a niños que tienen dificultades en el procesamiento auditivo o que son muy sensibles al ruido.

En líneas generales, todos aquellos ni@s o adultos con trastorno del espectro autistas que presenten hipersensibilidad auditiva. Obviamente, no todas las personas con TEA tienen hipersensibilidad auditiva. Sin embargo es un síntoma muy extendido entre autistas. Como ejemplo, pueden exhibir las siguientes respuestas ante los sonidos del entorno.

  • Se tapa los oídos con las manos o huye de los sonidos
  • Llora en respuesta a sonidos fuertes.
  • Desconecta la entrada auditiva: actúa como si fuera sordo
  • Evita situaciones de grupo ruidosas y abarrotadas
  • Tiene problemas de comprensión auditiva, no sigue las instrucciones habladas
  • Tiene dificultad con la fonética y/o aprende mal a través del canal auditivo
  • Se cubre los oídos para evitar sonidos
  • Necesita indicaciones físicas para seguir órdenes verbales.
  • Responde solo a una parte de un comando verbal,
  • Tiene retraso o trastorno del habla y el lenguaje
  • Rabietas con facilidad
  • Escucha sonidos como aviones, etc. antes que nadie y, a menudo, huye de ellos.
  • Tiene dificultad para encontrar las palabras exactas para expresarse.
  • Es no verbal

 

¿Qué cambios se podrían esperar?


Los cambios que podrían esperarse en el comportamiento de las personas que pasan por la terapia incluyen:

  • Mayor atención a la información y comprensión auditiva
  • Por tanto, comportamiento social mejorado y comunicación,
  • Mejor contacto visual,
  • Articulación mejorada en el habla
  • Mejora general de las habilidades escolares.
  • Reducción de la hiper-sensibilidad sonora
  • Reducción de gritos, llantos y rabietas.

 

Críticas

Hemos decidido incluir la terapia de integración auditiva dentro del artículo sobre las terapias complementarias o alternativas en el tratamiento del autismo.

Terapia de integración auditivaSin embargo, hay que tener presente que la terapia de integración auditiva es controversial. No existe mucha investigación que demuestre que funciona, pero sí hay testimonios que aseguran que es beneficiosa para algunos niños. Por tanto, si la terapia no es muy costosa, no puede ser dañina la actividad que combina sonidos y música, para desensibilizar la percepción auditiva. Pero deberá esperarse a que existan los estudios científicos de calidad para garantizar a priori su necesidad.

Como se dijo, la terapia de integración auditiva tiene muchos posibles destinatarios. Específicamente, para medir su eficacia en el tratamiento  del TEA se hicieron 23 estudios clínicos. De esos 23 estudios, sólo 3 arrojaron como resultados «ausencia de beneficios o mejoras». En consecuencia, estaríamos hablando de que un 87% de los estudios mostraron resultados positivos. 

Terapia de integración sensorial

juguetes sensoriales como mascotas

TERAPIA INTEGRACIÓN SENSORIAL Y AUTISMO

¿Qué es la terapia de integración sensorial?

Definición y ampliación del concepto de la terapia de integración sensorial

La integración sensorial es una intervención que los padres suelen hacer con un terapeuta ocupacional. Por ejemplo, el terapeuta ocupacional podría diseñar e implementar un programa específico de experiencias sensoriales para un niño o niña autista. Inicialmente, está dirigida a personas que tienen dificultades en el procesamiento sensorial. Lógicamente, esto podría incluir a niñ@s autistas.

Anne Jean Ayres - Terapia de integración sensorialFue propuesta por primera vez por Anne Jean Ayres, terapeuta ocupacional y psicóloga educativa, en las décadas de 1950 y 1960. Posteriormente, a fines de la década de 1970, Ayres desarrolló la llamada «terapia de integración sensorial» como tratamiento para niñ@s con dificultades de procesamiento sensorial. Algunas formas se denominaron intervención de integración sensorial de Ayres (ASI). Ésta tiende a centrarse en objetivos y es más sistemática que otros tipos de terapia de integración sensorial.

¿Para qué se utiliza y en qué áreas ayuda?

Se usa para ayudar a l@s niñ@s a aprender a utilizar todos sus sentidos al mismo tiempo. Esto es: el tacto, el olfato, el gusto, la vista y el oído trabajando en simultáneo. Esta terapia puede mejorar las dificultades asociadas con el autismo, como comportamientos desafiantes o repetitivos. Aparentemente, esos comportamientos están relacionados con dificultades para procesar la información sensorial.

 

¿En qué se basa el concepto de terapia de integración sensorial?

integración sensorialLa mayoría de nosotros experimentamos eventos que estimulan más de un sentido al mismo tiempo. Por ejemplo, cuando leemos un libro, nos pasan muchas cosas al mismo tiempo. Por un lado, vemos las palabras en la página, por el otro oímos pasar las páginas y sentimos el libro en nuestras manos. Incluso, podríamos oler el libro si es viejo o está húmedo. Inconscientemente, tomamos toda esta información sensorial variada y la combinamos. Finalmente, ésta nos da una comprensión más clara del mundo que nos rodea.

Las personas con TEA pueden tener problemas al combinar la información sensorial de esta manera. Por ello, el utilizar actividades y ejercicios físicos puede ayudar a los niños a aprender a interpretar y utilizar la información sensorial de forma más eficaz.

 

¿En qué consiste y qué etapas incluye?

Inicialmente, comenzamos con una evaluación del niñ@ por parte de un terapeuta ocupacional. Luego, el terapeuta planifica y dirige un programa que incluye actividades para estimular las respuestas sensoriales. las terapias sensorialesEn particular, tratará de estimular las respuestas relacionadas con el equilibrio y el movimiento físico. Esto puede incluir cosas como balancearse, saltar o trepar.

La terapia está diseñada para ser parte de programas más amplios que también incluyen terapias de comunicación, de conducta y educativas. Esta intervención tiene que trabajar de 3 formas:

  • Con la intervención directa: campo específico  del terapeuta ocupacional. Lógicamente, requerirá de ambientes acomodados especialmente para la terapia. Por ello, muchas veces será parte de las herramientas de aprendizaje escolares u otros espacios de tratamiento complementario en otros centros. Difícilmente podrá ser desarrollada en la casa familiar.
  • Dentro de la familia: entrenar a los padres en la habilidad de captar señales e indicios de que un estímulo sensorial es demasiado irritante. También, para entender cuándo necesitan una mayor intensidad del estímulo para poder orientarse hacia otro.
  • En el entorno o el ambiente: planificar lo necesario para graduar la cantidad y la intensidad de estímulos visuales, táctiles, auditivos que el ambiente ofrece. Por tanto habrá que armar espacios «para la calma». Paralelamente, tener otros que brinden información sensorial de calidad para favorece la regulación y participación.

 

¿Se pueden esperar resultados positivos siempre?

Hace falta más investigación de calidad para afirmarlo positivamente. Investigación que confirme si ayuda realmente con las dificultades del procesamiento sensorial.  Por ejemplo, ¿los niñ@s se vuelven menos sensibles al tacto o al olfato? También se necesita confirma si se producen cambios en las habilidades de procesamiento sensorial de los niñ@s.

Algunos estudios han señalado que la terapia tiene efectos negativos (como un aumento de la conducta de autolesión). Además,  podría -eventualmente- impulsar un aumento de los movimientos repetitivos como agitar los brazos o balancear el cuerpo.

 

Entonces, ¿qué hacer concretamente?

En primer lugar, tomarse el tiempo necesario para entender de qué se trata. Aprender a diferenciar qué actividades de estimulación sensorial integradas pueden hacerse en casa y cuáles necesitan un terapeuta. Evaluar cuáles son siempre positivas y cuáles necesitan supervisión para que no producir resultados negativos.

Con sentido común, y sin pretender hacer lo que corresponde sólo a un profesional, armar terapias de integración sensorial caseras. Si tu hij@ está cómodo, el cocinar con otra persona puede ser la estimulación perfecta de todos los sentidos. Simple, barata, al alcance de todos. Cocinar es una habilidad para la vida que fomenta la confianza y la independencia. También, puede mejorar la comunicación. Seguir una receta enseña a leer, escuchar, practicar matemáticas y seguir secuencias. Por tanto, cocinar puede promover la integración sensorial y el enfoque.

Luego, consultar a un profesional de confianza. Nunca decidas intervenciones complejas o muy intensas por ti mismo. Recuerda que los años de estudio y de práctica son valiosos. Finalmente, por mucho que hayas leído, el profesional tiene más herramientas.